“Los Tudor” (T1): sólida… pero fría

 

Vi la primera temporada de “Los Tudor”. Una serie muy bellamente ambientada, bien rodada, con grandes actores… pero un tanto fría. Al final todo es una noria de intrigas y sexo bajo el debate Protestantismo vs. Catolicismo (o Testosterona vs. Iglesia de Roma). Es cierto que la trama es potente, pero le falta enganchar algo más con el espectador. Enrique VIII (Jonathan Rhys-Meyers, que vimos en “Match Point” y que recientemente dicen que trató de suicidarse, nuestros ánimos para él) contra Roma, con Tomás Moro (Jeremy Northam), Catalina de Aragón (María Doyle Kennedy) y el maquiavélico cardenal Wolsey, interpretado por un eficaz Sam Neil, de por medio.

 

Éramos pocos y parió la abuela: los Bolena entran en escena, y la sensual Ana Bolena (Natalie Dormer) seduce al Rey y a los espectadores.  Mención aparte merece el personaje de Charles Brandon, que ocupa el “nicho actoral” que ocupaban los protagonistas de “Roma” (gran serie HBO) un personaje más bien normal que no es uno de los grandes gallos del corral, con el que los espectadores pueden identificarse. Ya os iré diciendo cuando me dé por proseguir con la segunda temporada, pero de momento “Los Tudor” no es “Roma”. Está bastante bien, tiene buena factura, pero tiene el fallo de que podría ser mejor, al menos con ese presupuesto.

2011-08-01T14:29:04+00:00 Series|Sin comentarios

Deje su comentario