‘Breaking Bad’: 5ª temporada

Empezaba septiembre y el buque insignia de la AMC, con permiso de ‘Mad Men’, echaba el cierre a la primera parte del díptico que conforma la quinta temporada, algo que confunde al público pero que lejos de ser una novedad ya se vio en ‘Los Soprano’, precisamente -también- en su última temporada. Esperemos que el decepcionante epílogo del clan Soprano no se traslade a la magnífica ‘Breaking Bad‘ que, por lo pronto, remata el octavo capítulo de esta doble temporada final dando un vuelco a todo lo visto anteriormente aunque con las claves habituales en la serie: una aparente calma que precede a una terrible tormenta. La tormenta, supongo, se desatará a partir de 2013, cuando se emitan los últimos capítulos.

Mientras tanto, podemos hablar de la admiración que levanta esta serie, de la que no quedan vestigios de sus primeros pasos. Quien no los recuerde se sentirá extrañado al ver que en España la emite Paramount Comedy, aunque de comedia ya no albergue nada. Pero eso era, una comedia negra, ácida, sobre un tipo con cáncer que decide ponerse a cocinar metanfetamina con la ayuda de un patoso camello de tres al cuarto. Hoy en día el tipo que veía su final tan próximo y a su familia desvalida económicamente ya no es el mismo. Tampoco el metepatas y simpático Jesse; ahora es un tipo taciturno a quien reconcome su conciencia. Y es que si por algo destaca esta serie de culto, de visionado difícil al principio, es por la brutal evolución de sus personajes. Basta con recapacitar sobre la imagen que tenemos de Brian Cranston: ¿la del jovial padre de familia en ‘Malcolm’ o de los inicios de ‘Breaking Bad’ o la del implacable Walter White oculto bajo el seudónimo Heisenberg?

En esta serie dramática, negra, criminal, amoral, Walter White y Jesse no están solos. El profundo personaje de Skyler White, que se destapa en esta temporada, es muestra de ello. No así tanto su hermana y su cuñado, quienes desde su buena fe ejercen el necesario papel de bufones para que la venta de cristal azul fluya ante sus narices. Y fuera del ámbito familiar nos topamos con los habitantes del submundo del narcotráfico, desde jefazos fríos como Gus Fring, hasta asesinos salidos del mejor cine negro como Mike Ehrmantraut, pasando por caricaturescos abogados que tiran de verborrea y sumisión como actitud vital como el inefable Saul Goodman. Más allá de los personajes hay tramas, hay diálogos y, sobre todo, mucha tensión, por lo que se dice y lo que se calla; y giros argumentales continuos, así que quién sabe que deparará el último capítulo.

[youtube id=PYErgUu95HA]

2012-09-15T13:54:01+00:00 Series|Sin comentarios

Deje su comentario