A mí me gusta el western

«Go West, young man» (Horace Greeley)

* * *

Ni tengo cincuenta años ni me echo la siesta. Yo no vi de niño maratones del oeste ni jugué a indios y vaqueros con mis amigos. Pertenezco a una generación que ve con reparo las películas en blanco y negro y todo ese polvo que levantan las carretas. Yo tenía un compañero en el colegio que amaba el western. Atesoraba en un armario de su habitación (yo lo vi) centenares de VHS del ‘far west’. Les aseguro que a todos nos parecía un tipo extrañísimo. Pues bien, ahora se podría decir que yo estoy en una posición parecida. Poco a poco he ido conociendo a fondo uno de los géneros mayores del cine. He visto a Peckinpah y a Ford, a Hawks, a Wellman y a Walsh. He visto a Eastwood, a Ray, a Sturges, a Curtiz, a Leone, a Hathaway. Efectivamente, a mí me gusta el western.

Parto de la base de que el género es difícil. A muchos les parecerá arcaico y aburrido. Mucho bien han hecho los pases del oeste en Televisión Española -y más recientemente en Telemadrid- (algunos aprovecharon para conciliar el sueño entre trotes de caballería y tiros de Henry Fonda). Pero también han producido el efecto perverso de que muchos jóvenes vean el western como algo pasado de moda, las películas que veían sus padres cuando las películas eran aburridas. En blanco y negro o con colores desvaídos. Las mujeres iban vestidas, por favor…

La vetusta afición a las cintas del oeste ha caído en la bancarrota. Ya no se hacen películas del ‘far west’. Si acaso unos pares de titulos al año. No tiene punto de comparación con la producción de antaño, cuando en Estados Unidos la fama de este género era terrible. Cabe preguntarse por las razones. He oído a gente hacer la siguiente comparación: del mismo modo que los españoles contamos la Reconquista a través de los poemas del Cid y demás, los norteamericanos, cuando siglos después hicieron su particular gesta, la consignaron en el cine.

Fíjense ustedes en la calidad de las historias del western. Podríamos dividir fácilmente en dos, películas biográficas-históricas y películas ambientadas en el oeste, pero aún en estas últimas los retos, las hazañas y la épica están presentes. Por seguir tirando del hilo de las clasificaciones, pasemos a los grandes temas del cine western: la conquista del oeste, la Guerra Civil americana, los forajidos y los sheriff, las guerras contra los indios, las luchas entre campesinos y ganaderos, el ferrocarril, la fiebre del oro. ¡Qué historias maravillosas ha dado el cine del oeste! Decenas y decenas de obras maestras, que nadie se lleve a engaños. No voy a ponerme a citar. Desde 1903, con Edwin S. Potter y su ‘The Great Train Robbery’, se han filmado centenas y centenas y centenas de westerns. Las mujeres más bellas, los caballos más rápidos, los más fieros pistoleros, los más duros combatientes, los más taimados jugadores. Pueblos que crecen, caravanas que viajan, destacamentos militares en tal o cual fuerte.

Detrás de las grandes historias, los más grandes actores y directores. Algunos llaman a estas películas ‘vaqueradas’. Yo las llamo cine. Quien haya visto ‘Rio Rojo’ o ‘Centauros del desierto’, ‘Sin perdón’ o ‘Grupo salvaje’, ‘Murieron con las botas puestas’ o ‘Pasión de los fuertes’ (e insisto en que no quiero ponerme a citar y a citar ‘masterpieces’) no podrá quejarse de no haber visto cine. El cine clásico (el mejor que se ha hecho nunca, en mi humilde opinión) ha tenido en el género western a uno de sus principales valedores.

Realmente, cualquier opinión mía está destinada a fracasar contra los gruesos muros de los prejuicios. Me agradaría que estas palabras ayudasen a alguien a descubrir el cine western. Que rebusquen poco a poco, como hice yo, trabajándose el género paso a paso. Hay joyas por doquier en los campos del oeste. Supongo que todo es cuestión de voluntad. Me atrevería a decir que no puede haber cinefilia sin western. A mí me gusta el cine y, qué diablos, a mí me gusta el western.

2011-05-31T21:53:06+00:00 Tribuna, Western|2 Comments

2 Comentarios

  1. Martson 4 octubre, 2013 en 23:21 - Responder

    Opino lo mismo que tu, me encanta el Western y mucha gente opina que soy un bicho raro, tengo 24 años. Hay cosas brutales dentro del Western Americano y el spaghetti western.

  2. Valentín 23 agosto, 2016 en 20:13 - Responder

    Estoy buscando el título de un Western del que sólo vi un trozo, pero que me impresionó bastante. Transcurre todo en un ambiente muy nevado. Un pueblo es dirigido por un hombre -creo que además es pastor protestante- cuyo principal logro es haber llegado antes que los demás. Además, este hombre controla además una especie de banco, en el que hay una caja fuerte con bastante oro. Un día el hombre prende fuego a todo el pueblo, y se descubre algo horrible que hizo en el pasado a su mujer y a su hija ¿Alguna pista?

Deje su comentario