Programa doble: tarde de cine y ‘football’

Ganar y perder

Tenemos los triunfos de Nadal, la Selección entregada en el continente americano, los coches, las motos. Nuestros televisores bien repletos de deporte para hacer las delicias de los más incondicionales. A mí, la verdad sea dicha, ver deportes en la tele me da un poco de pereza. Para que no me llamen bicho raro, he llegado a un acuerdo, y de vez en cuando me veo una película sobre el asunto. Las más de las veces terminan siendo de boxeo, porque el tema está ampliamente desarrollado en el cine y porque muchas veces esas historias sueltan un aroma a cine negro delicioso. Pero lo que hoy propongo es un programa doble de ‘football’. Lo pongo así, en inglés, porque traigo una historia de fútbol inglés y otra de fútbol americano. Representando al primer deporte, la británica ‘The Damned United’. Cruzando el charco llega ‘Friday Night Lights’. ¡Comienza el partido!


THE DAMNED UNITED – Tom Hooper, 2009

El director de ‘El discurso del rey’, un año antes de convertirse en el monarca del cine por un año, rodó una película basada en la vida profesional de Brian Clough, entrenador de fútbol. No quiero contar demasiado sobre quién fue Clough y qué cosas hizo este Oficial del Imperio Británico. Tengo la sensación de que es mejor que se vayan sorprendiendo, como hice yo.

Clough fue un entrenador con agallas: quería ser el mejor. El objetivo concreto era batir a Don Revie, ‘manager’ del Leeds United. Revie no hacía más que ganar. Clough consideraba sus maneras indignas por el juego sucio de sus jugadores. Él tenía que conformarse con el pequeño Derby, un equipo que llevaba diez años en la segunda división. Pero el temperamental Brian Clough nunca tuvo ninguna gana de permanecer de brazos cruzados.

Para interpretar a Brian Clough se eligió a Michael Sheen, el actor que encarnó a Tony Blair en la prestigiosa ‘The Queen’. Hablador, apasionado, quizás irresponsable. Sheen logra una actuación estupenda. El resto del reparto se comporta y da la talla. Hooper rueda con eficacia, planificando una serie de flashback con los triunfos y fracasos del entrenador. ‘The Damned United’ es entretenida y nos habla de prestigio, perseverancia, grandeza. También se nos muestra cómo el negocio del fútbol cambia a las personas. La ambición de Clough no es económica, pero tendrá problemas. Igual era demasiado soberbio.

Buena película, rápida y reluciente. No es una comedia pero es francamente divertida. Muy recomendable y fácil de ver. Imágenes de aquellos partidos de los setenta apoyan la narración de cuando en cuando. Si tuviera que ponerle un pero: la forma de rodar de Hooper se preocupa en exceso de la estética. Usa esos encuadres planos, frontales. Su técnica refuerza la omnipresencia de Clough. Me termina resultando extraño, como me pasó con ‘El discurso del rey’. Resumen: aficionados al fútbol, no dejen de ver esta película. ¿Es Clough un Mourinho o un Guardiola? ¿O ninguno de los dos? ¿Les gustaría para su equipo?


FRIDAY NIGHT LIGHTS – Peter Berg, 2004

La historia real del equipo de fútbol americano del instituto de una pequeña ciudad tejana, Odessa. Corre el año 1988. Los Permiac Panthers son modestos pero entregados. Sus jugadores son agerridos y hasta brilla alguna estrella. Su sueño es ganar el campeonato estatal. Su entrenador (Billy Bob Thorton) es un tío sencillo al que no para de criticar por todo. Es más, es que el equipo de fútbol es algo que vertebra la ciudad y a sus gentes. Y todos esos muchachos anhelan algo más para sus vidas. Deberán afrontar la vida, sus éxitos y sus tremendos fracasos, a través del deporte y del compañerismo.

En ‘The Damned United’ hay pocas escenas de juego. En ‘Friday Night Lights’ es la esencia de la narración. Todd McCarthy, del Variety, apuntaba que es como el ‘Black Hawk Down’ de las pelis de fútbol americano. La definición es acertadísima.Velocidad, fortaleza, precisión. Buen rodaje de las escenas de acción. Hay demasiados personajes como para que de tiempo a pausar las cosas más. Pese a todo, se adivina la intención de contar los sentimientos de los hombres del equipo. Parece ser que el propio Peter Berg se dio cuenta de que la historia de aquellos jóvenes merecía ser contada un poco mejor. Si se quiere dar espacio al juego, no queda más remedio que añadir minutos.

La película se basa en un libro de Buzz Bissinger y el director dirigió unos años después la serie de TV homónima. ¡Ahí está la solución! Dicen que la serie es mejor, y me lo creo sin mirar. Yo no la he visto, pero creo que la voy a buscar. Los problemas de los chicos y de la ciudad -económicamente deprimida- no tiene mucho espacio en la película, me temo. Lo que sí hay es emoción y rudeza. Ágiles secuencias de juego y un sueño: alcanzar el campeonato, ir a la universidad, dejar Odessa. Triunfar, en una palabra. Mejorar. ¿Lo conseguirán? Merece la pena acercarse a la problemática de estos muchachos. Y si le gusta el deporte, disfutará.

Deje su comentario