Programa doble: jugando al poker

El poker es, a día de hoy, el juego de cartas más conocido y practicado en el mundo. Hay quien dice que el poker nos es un juego de cartas al que juegan las personas, sino un juego de personas al que se juega con cartas. Y es que aunque el azar -ineludible compañero del ser humano- está presente en cada nueva carta que sale del mazo, no es menos cierto que una buena preparación mental hace maravillas. El jugador experimentado juega con una ventaja palpable, mucho mayor que la que pueda existir en otros juegos de cartas.

Y sin embargo, hasta los mejores jugadores tropiezan. Presentamos dos películas para pasar una tarde apostando y sufriendo. Los jugadores protagonistas, Matt Damon y Steve McQueen en dos películas célebres sobre poker, ambas con un reparto magnífico.


ROUNDERS (John Dahl, 1998)

“Escuchad, así es el juego: si no distingues al primo en la primera media hora de partida, es que el primo eres tú”. Quizás la frase más famosa de la película y todo un axioma del poker. En el poker todo es rápido, sutil. Los movimientos, los pensamientos, las emociones. Uno se puede hacer muy rico. También arruinarse y estropearlo todo.

Mike McDermott (Matt Damon) sabe esto y mucho más. Es un jugador de los de verdad. Gana bastante pasta con las cartas mientras estudia Derecho. Aunque, como siempre, las cosas pueden complicarse si entran en escena personajes algo más temibles que la diosa fortuna.

Entretenida propuesta en el que los duelos entre Damon y John Malkovich son lo más notable. Para ser jugador de primera, no aceleres. Paciencia y práctica. Ya sea en el garito de Teddy KGB o en las modernas salas de poker online, la suerte estará contigo si juegas sabiamente.


EL REY DEL JUEGO (The Cincinnati Kid) (Norman Jewison, 1965)

‘El rey del juego’ es al poker lo que ‘El buscavidas’ al billar. Dos guapos de la pantalla de la época, Newman y Steve McQueen, toman los billetes y se lanzan a apostar. Grandes jugadores. Cincinnati Kid (McQueen) vive en Nueva Orleans, la ciudad que, según la historia, vio llegar el Poque francés, antecedente directo del Poker. Allí juega y gana y vive, acompañado de su hermosa chica.

Entonces se escucha la noticia de que el rey Edward G. Robison, el mejor jugador, ha llegado a la ciudad. McQueen decide que está en forma para vencerle y se mete en una partida. Allí, junto a la inolvidable Lady Manitas (Joan Blondell), tendrá que ver cómo la suerte se mueve de lado a lado. ¿Acabará McQueen siendo un ganador o un perdedor? ¿O quizás ninguna de las dos cosas?

Estupenda cinta sobre poker que en su día empezó a rodar el gran Sam Peckinpah. Problemas con el productor (incluyendo el afán del director californiano por introducir desnudos femeninos) dieron al traste con el proyecto, del que se hizo cargo Norman Jewinson (‘En el calor de la noche’). Emoción hasta la última carta y un reparto que trabaja fabulosamente bien.

Deje su comentario