Programa doble: geeks, mentiras y cintas perforadas

Los chicos de los ordenadores

Las civilizaciones avanzan o se hunden en la historia. Los cambios se producen a distintas velocidades. Nosotros pertenecemos a un tiempo que ha conocido la más brutal revolución en la forma de comunicarse con el mundo. Rapidez, luego inmediatez. Allá por los ochenta, unos tipos se pusieron a enredar con cacharros imposibles de entender hasta hacerlos útiles para cualquier ciudadano. Steve Jobs, su competidor Bill Gates y los colaboradores de estos solucionaron el problema de partida.Inventados los ordenadores personales, la innovación no cesó. Los genios emprendieron un camino en el que todo estaba por hacer. Treinta años después tenemos Internet en el móvil y en la tele.

Sin embargo, igual que ocurre con el mundo del cine, las cosas son más turbias de lo que parecen. Jobs y Gates tuvieron sus grandes luchas por un negocio millonario. Existen sórdidas historias de traición y robos, como la que involucra al creador de Facebook, Mark Zuckerberg, otro chaval listo y rarito que ha cambiado para siempre la forma en que nos comunicamos.  Es el paso de una sociedad lenta y privada a un mundo en que todo se pone en común a la velocidad del rayo. Hoy, en un mismo Programa doble, un par de películas que resumen perfectamente la revolución tecnológica de la era del silicio: la eterna lucha entre Gates y Jobs, y los recién llegados a este mundo de «nerds» despóticos.

 


PIRATAS DE SILICON VALLEY (Martyn Burke, 1999) | La película de Steve Jobs

Uno no vive simplemente la vida. Hay que cambiarla, que darle forma, dejar la propia marca en ella. Así habla Steve Jobs en ‘Piratas de Silicon Valley’, una película para televisión que narra «la verdadera historia de cómo Bill Gates y Steve Jobs cambiaron el mundo». La realidad es que lo hicieron. La personalidad de Jobs, que convertía su propia existencia en una «mezcla de experiencia religiosa y cruzada» (como nos cuenta su colaborador Steve Wozniak al inicio del film) puede interesar a muchos ahora que Jobs a muerto. ‘Piratas de Silicon Valley’ retrata la forma de ser de un hombre extraño con una mirada del futuro singular.

Los primeros ordenadores personales, la creación de Apple y Microsoft, la invención del ratón, la polémica entre Jobs y Gates por los sistemas operativos. Una buena crónica de unos años de gran creatividad e intensidad. ‘Piratas de Silicon Valley’ es una película divertida y fresca y muy entretenida por su contenido. Desde el inicio, con la grabación del anuncio que Ridley Scott grabó para Apple en 1984, comprobamos las ansias de Jobs por desmarcarse de lo establecido. Ese «Think Different» que fue su eslogan empapa toda la película. Caprichoso, gruñón, cabezota, pero sumamente visionario. Un Howard Roark de los chips. Junto con el discurso de Jobs en Stanford, ‘Piratas de Silicon Valley’ es un documento esencial para acercarse a la figura del creador más alabado hoy. Mientras esperamos el biopic de Steve Jobs (ojalá guión y dirección estén en manos de nuestros siguientes protagonistas) vean ‘Piratas de Silicon Valley’.

 

LA RED SOCIAL (David Fincher, 2010) | La película de Facebook


‘La red social’ es una película inteligente, ágil y duradera. Tres ingredientes de primer orden en el cine. El guión, firmado por Aaron Sorkin está lleno de movimiento sutiles. La estructura transmite incertidumbre, un aura de oscuridad alrededor del protagonista Zuckerberg. Más que ambiguo, diría que es complicado. ¿Cuáles son sus motivaciones reales? ¿Lo que él dice, lo que dicen los otros de él, o una tercera cosa? David Fincher, experto en obsesiones, nos lleva por el maldito proceso de creación de Facebook.

Paradójicamente, cuanto más sabemos de Zuckerberg menos seguros estamos de lo que vemos. Es demasiado listo, demasiado duro, con esa mirada inflexible con la que se pone a salvo. Siempre en el centro de la historia pero esquivando las miradas del público. Un personaje muy bien creado.

En el fondo de todo, una pregunta que no es moco de pavo: ¿es posible que Facebook, con sus 500 millones de usuarios, naciera solo porque un chico quería ser popular en su universidad? Que Zuckerberg ha cambiado el mundo es indudable. Por eso ‘La red social’ será un referente, una crónica de cómo empezó este siglo veintiuno. Pero sobre todo, es una muy buena pieza de cine. La escena final, demoledora, deliciosa, con esa mirada perdida –clavada- en la pantalla del ordenador es conmovedora y radicalmente bella. Como el cáctus sobre el ataúd al final de ‘El hombre que mató a Liberty Valance’, una mirada resume una vida. Brillante.

2 Comentarios

  1. Licantropunk 25 octubre, 2011 en 19:25 - Responder

    ¡Enhorabuena por tu blog! Y veo que llevas un ritmo tremendo. Yo con lograr tiempo para hacer una entrada a la semana me doy por muy satisfecho.

    En cuanto a esta entrada, sinceramente, me gustó más la primera que la segunda. Y eso que el tándem Fincher/Sorkin prometía, pero la elección de actores no me gustó nada. Jesse Eisenberg de momento pasará a la historia por su rapidez vocal: también en «Zombieland» de Ruben Fleischer. En el fondo lo que cuenta «La red social» ya lo contaba «Piratas de Silicon Valley» con mucho más descaro y gracia y menos animo pretencioso: estos pretendidos genios no son más que ladrones de ideas ajenas y unos traidores codiciosos y su única genialidad está en saber vender muy bien el producto de su robo intelectual, que al final es lo que son la mayoría de estadounidenses destacados: genios en marketing: desde Obama hasta George Lucas.

    ¡Mucho cine!

    Saludos y recuerdos a Carlos.

    • Eduardo González 26 octubre, 2011 en 10:07 - Responder

      Amigo Lincantropunk,

      Gracias por tu comentario y por tu blog. Siempre es un placer contar con lectores de tanta valía. En cuanto a lo que dices sobre estas dos películas, estoy contigo en que ‘Piratas’ cuenta esa misma historia de ‘La red social’. Dices que estos chicos son «traidores codiciosos y su única genialidad está en saber vender muy bien el producto de su robo intelectual». Supongo que aquí mucha gente discrepará contigo, pero lo que nos cuentan las pelis es bien parecido a tu opinión. Dos buenas pelis, a mi entender. Yo disfruté mucho con ‘La red social’ cuando se estrenó. Quizás en un segundo vistazo le saque más defectos. Supongo que la idea de ver a Fincher trabajando un guión de Sorkin me cautivó desde el principio.

      Un abrazo y que viva el cine.

Deje su comentario