Programa doble: alumnos españoles de risa

Cerrando el año 2011 y abriendo el 2012 nos encontramos con un par de comedias españolas, claramente influenciadas por el cine americano, con unos cuantos jóvenes españoles metidos en la piel de unos dudosos estudiantes como excusa para arrancarnos unas sonrisas y congregar al reacio público patrio en las salas de cine.


Fuga de cerebros 2 (Carlos Therón, 2011)

Carlos Therón debutaba en el largo con este trabajo –en unas semanas regresará a la pantalla grande con ‘Impávido’- que no era más que una segunda parte con la intención de repetir el éxito de la original. En esta ocasión, la troupe de españolitos gamberros y paletos abandona Oxford y se embarca en otra delirante estancia en Harvard, repitiendo los ingredientes que funcionaron un par de años antes.

 

Los resultados han sido similares. Unas cuantas risotadas previsibles y las bromas de gusto zafio de rigor que tanto contentan a cierto tipo de público, imagino. Además de Adrián Lastra tomando el relevo del soso protagonista del episodio previo, Mario Casas, y una atractiva pareja femenina formada por las televisivas Paula Prendes y Patricia Montero intentando hacer olvidar a Amaia Salamanca. Por suerte, El Langui, con su gracia innata, se cuela como ese secundario que acaba por eclipsar al resto del reparto.

 


Promoción fantasma (Javier Ruiz Caldera, 2012)

Cinco jóvenes que murieron en un incendio en 1986 moran en el Instituto Monforte; por descontado, como fantasmas que deben arreglar sus cosas para ir al más allá. Para su suerte, y para la nuestra, se topan con Raúl Arévalo, siempre impecable, un profesor de errática carrera que posee la capacidad de ver a los muertos. Argumento simple, poco novedoso, pero ya comprado por la productora de Will Smith para su remake americano.

 

Alexandra Jiménez, casi referencia del género, es la directora del centro y cómplice de Raúl Arévalo. Junto a ellos, una retahíla de actores que ya trabajaron con Javier Ruiz Caldera en ‘Spanish Movie’, su presentación en sociedad, como Carlos Areces, Joaquín Reyes y Silvia Abril, además de un tributo “capilar” a su opera prima. Algo menos descacharrante que la versión castiza de ‘Scary Movie’, pero más película, de largo.

Deje su comentario