‘Noche en la ciudad’: planos de cine negro

‘Noche en la ciudad’ (‘Night and the City’, 1950) es una de las mejores películas de Jules Dassin (‘Rififi’, ‘La ciudad desnuda’, ‘Nunca es domingo’). Basada en la novela de Gerald Kersh, con guión de Jo Eisinger (‘Gilda’) y protagonizada por Richard Widmark, ‘Noche en la ciudad’ es una película de cine negro, ya desde el título.

‘Noche en la ciudad’ tuvo dos versiones, una británica y otra americana, cada cual con una banda sonora y un montaje diferente. Es una típica historia negra. Un tipo de la calle con más ambiciones que seso, carente de la más mínima capacidad de ver el peligro de los poderosos. Potente y directa. Sus planos poseen la estética del cine negro y transmiten sordidez y miedo. Vamos a ir viendo algunos de ellos, planos muy característicos del ‘film noir’.

Foto 2

Harry Fabian (Widmark) es un joven que se mueve por los bajos fondos londinenses (foto 2). Al mismo tiempo talentoso e ingenuo, trabaja atrayendo clientes para el club de Nosseross. Fabian quiere prosperar y siempre está dándole vueltas a la idea de tener su propio negocio. Tiene una vieja relación con la hermosa Mary Bristol (Gene Tierney -‘Laura’, 1944-), quien también trabaja en el club (foto 3).

Foto 3

Al comenzar la película, vemos a Harry corriendo por las calles vacías del Londres nocturno. Parece que alguien le persigue. Las sombras caen sobre las calles y sobre Harry, que tiene el rostro descompuesto en la huída. Estos planos iniciales crean un poderoso ambiente negro, al tiempo que anticipan la desdicha de Harry a lo largo del filme (foto 4).

Foto 4

Harry llega a casa de Mary. Trata de conseguir dinero para invertir en un canódromo. Mary se desespera ante su ingenuidad. Fabian sigue con su trabajo en el club. Una noche en la que está captando clientes en un espectáculo de lucha descubre un filón y decide buscar fortuna en la lucha libre. Acude a Nosseross en busca de capital.

Nosseross, pese a su posición de hombre rico, es una persona igualmente atormentada. Especialmente culpable es su mujer, Helen. Ella también sueña con una nueva vida, como Fabian. Pero Helen no es ni la mitad de ingenua que Harry. Nosseross pasa el tiempo solo en su despacho, mientras ve cómo los regalos ya no logran la felicidad de Helen, ausente. La carpintería del despacho proyecta haces de sombras, dando la apariencia de una jaula. (fotos 5 y 6).

Fotos 5 y 6

Ante la negativa de Nosseross de darle dinero para entrar en el negocio de la lucha, Fabian busca ayuda en sus antiguos amigos de los bajos fondos. Uno tras otro, contrabandistas, jefes de bandas de mendigantes, falsificadores y taberneros le cierran sus puertas. Esto es Londres. La noche de Londres, las malas calles. No hay sitio para utopías. Durante estas secuencias se nos retrata ese sórdido mundo, la parte amarga de la ciudad (fotos 7, 8 y 9).

Fotos 7, 8 y 9

El pobre Harry no sabe que hacer. Está a punto de perder la oportunidad de su vida. Entonces acude a él Helen Nosseross. Ella también ve una posibilidad y negocia con Harry a cambio de libertad. Helen entrega dinero a Harry y éste trata de convencer de nuevo a Nosseross de que ponga la mitad que le falta. En un hermoso plano, Fabian logra que Nosseross entre en el negocio. De nuevo Dassin construye esa cárcel con las ventanas. Los rostros de los dos hombre insertados en sendos sobreencuadres. El negocio que están a punto de emprender es demasiado peligroso. Así nos lo transmite Dassin en este plano lleno de líneas oblícuas y un Fabian en posición de inferioridad (foto 10).

Foto 10

Manos a la obra. Harry monta su negocio de promociones de lucha. Tiene su gimnasio y un despacho con su nombre en la puerta. Por fin es alguien. Sin embargo, las cosas no van a ser tan sencillas. Quien manda en el negocio de la lucha en Londres es Kristo, un tipo que no se va a dejar intimidar.

Poco a poco, las esperanzas de Fabian se desvanecen. Sus amigos le traicionan y el final de la película será una verdadera huída por la supervivencia. Estamos en una situación parecida a aquellos primeros compases, solo que ahora sí sabemos de quién huye Harry.

La persecución contiene planos de gran fuerza y belleza que nos muestra la destrucción de un hombre que se metió en camisas de once varas. Jugó con tipos poderosos y perdió. Aprovecha Dassin para meter a Harry en aquellos lugares más tenebrosos de la ciudad, como las fábricas y los muelles (fotos 11 y 12).


Fotos 11 y 12

Es el fin de Fabian. Kristo y su poder han acabado con las esperanzas de Harry, que ahora fuma su último cigarrillo junto a su vieja amiga, la contrabandista. Mientras, Kristo hace lo propio mirando el desenlace de la triste historia de  Harry Fabian. Desde el puente, y en contrapicado, le vemos reforzado en su poder. Harry, por su parte, aguarda su final tirado en un agujero, corolario de esta narración (fotos 13 y 14).

Fotos 13 y 14

‘Noche en la ciudad’, de Jules Dassin, año 1950. Cine negro, 96 min. (versión americana), B/N. Twentieth Century-Fox (Engel y Zanuck).

Deje su comentario