Crítica: ‘Take Shelter’, de Jeff Nichols

 

‘Take Shelter’ es Michael Shannon. Enorme interpretación de un actor llamado a regalarnos grandes momentos en la próxima década. Lo descubrimos gracias a su papel secundario en ‘Revolutionary Road’ que le supuso la nominación al Oscar y Hollywood ha comenzado a tenerle en cuenta a raíz de su trabajo en ‘Boardwalk Empire’. Y es que a Shannon le van los roles de tipos trastornados, porque de eso es de lo que va la segunda película de Jeff Nichols.

Los que quieran otro ejemplo más de cine catastrofista deberían buscar en otra dirección. Aquí la catástrofe se palpa, pero no deja de ser una excusa para retratar una obsesión con todas sus ramificaciones psiquiátricas sobre la mesa. Los ingredientes son los siguientes: una tormenta descomunal, una serie de pesadillas y antecedentes familiares de esquizofrenia. Lo dicho, cine apocalíptico no al uso.

Si Michael Shannon sobresale, no se queda atrás su partenaire, Jessica Chastain, otra que lleva un año apareciendo en todo (‘La deuda’, ‘El árbol de la vida’ o ‘Criadas y señoras’) y rindiendo siempre a buen nivel. Ella será la sufrida esposa que deberá lidiar con la especial sensibilidad de su marido sin desatender a su hija sorda. Muchas aristas como para ubicarlo en el manido género apocalíptico, lo que ha incitado a algunos a referirse a ‘Take Shelter’ como metáfora del mundo actual. Puestos a trascender pueden llevar razón, pero lo que interesa es lo que cuenta esta película y lo bien que lo hace, con el riesgo de esperar una cosa y encontrarse con otra.

Trailer de ‘Take Shelter’

[youtube id=bcjMWwixIBs]

Deje su comentario