Crítica: ‘Las flores de la guerra’, de Zhang Yimou

the-flowers-of-war

El cineasta chino Zhang Yimou recrea la masacre de Nanking perpretada por las tropas japonesas en 1937 y lo hace tomándose una licencia más comercial que artística al contar con Christian Bale -primer americano en una película china- como cabeza visible de un reparto que emplea distintos idiomas y lo hace con sentido, algo que es de agradecer. Algún chino y algún japonés puede hablar inglés, pero no todos.

A ‘Las flores de la guerra’, que obtuvo una nominación a los Globos de Oro en 2012, le sobra metraje. Por lo menos, media hora. Y eso no lo salva ni Christian Bale, en un papel que desde el inicio deja entrever su evolución, sin atisbo de sorpresa que, por otra parte, no abunda en este filme. Y cuando pretende algún giro de guion el resultado es más artificial que efectista.

Dos horas y veinte minutos dan para distinguir esta película en dos partes. Una primera claramente bélica que no desmerece a clásicos del género aunque su empeño en hacer uso de la cámara lenta resta potencial dramático, si bien la pretensión es justo la contraria. La segunda parte es la más interesante, en la que se desgrana la historia, donde surge una trama que bien podría haber prescindido de los tiroteos iniciales. La lucha por la supervivencia desde la iglesia habitada por estudiantes y prostitutas y capitaneada por un cura a ojos de los japoneses bien se habría bastado para una película más coherente.

Tráiler ‘Las flores de la guerra’

[youtube id=uggDoshgcPI]

 

Deje su comentario