Crítica: ‘Declaración de guerra’, de Valérie Donzelli

Se trata de la tragicomedia que Francia presentó a los Oscars para el premio a mejor película en habla no inglesa y, aunque superó el primer corte -no así nuestra ‘Pa negre’- no logró colarse entre las cinco candidatas. Y es que aunque se trata de un buen filme es muy personal, tanto en la historia que narra como en las formas, y eso desconcierta por momentos. Ejemplos de ello son el narrador que luego torna en narradora, la carrera alocada por el hospital marsellés y alguna otra escena más propia del videoclip que del cine.

 Por suerte, el trabajo de Valérie Donzelli, codo con codo con su marido Jérémie Elkaïn (guionistas y protagonistas, también en la vida real), posee varios puntos fuertes que hacen que olvidemos lo anterior y nos sumerjamos en una historia que destila optimismo (de ahí el título aunque éste prometía más fuerza) y cuya mejor virtud es su veracidad. Es lo que tiene la vida, que inspira este largometraje, que por desgracia ofrece las mejores historias.

 Valérie Donzelli huye, no obstante, del drama lacrimógeno y para ello recurre a la música, que ahoga el llanto de los padres y familiares que sufren por el incierto destino del pequeño Adan. Y entre tanto realismo, otro aspecto sutil que quiero destacar: las escenas médicas nada maniqueas, punto importante en una película que apenas abandona las frías paredes del hospital. No es de extrañar que arrasara en el último festival de Gijón cosechando los premios a mejor actor, actriz y película.

Trailer de ‘Declaración de guerra’

[youtube id=8wljZmeoVEE]

 

Deje su comentario