Crítica: ‘Prometheus’, de Ridley Scott

Parto de la libertad que me otorga no haber conocido antes “alien” alguno, ni el del propio Scott, ni el de Fincher, por ejemplo. Y sin prejuicios más allá de mi escepticismo ante la ciencia ficción, me encuentro ante una película ejemplar dentro del género por obra y gracia de su director, un solvente artista que lo mismo se marca el mejor péplum de los últimos años y anima a la industria en esa moda, como nos lleva a guerras medievales o contemporáneas con bastante tino. Sin olvidar que puede firmar cine de gánsteres del bueno.

Ridley Scott tiene esa propiedad que le hace único de aunar los gustos de Hollywood con el favor del público que se pirra, al menos en taquilla, por películas entretenidas, de holgado presupuesto y ritmo continuo como las que suele hacer el cineasta británico que, en esta ocasión, vuelve a sus orígenes de aliens yreplicantes, con un desarrollo absorbente que contiene un poco de todo: filosofía, intriga, acción, intenciones rastreras…

Como perfecta malvada surge Charlize Theron, que encadena una serie de papeles interesantes a nivel artístico aunque haya faltado el reconocimiento justo, como en ‘Young Adult’. El actor de moda Michael Fassbender adquiere un rol protagonista, como robot con más fondo del aparente, que comparte con Noomi Rapace, que da otro pasito en el cine americano. Idris Elba, descubierto en ‘The Wire’ y confirmado en ‘Luther’, comanda la nave, la Prometheus del título, financiada por un irreconocible Guy Pearce a quien delatan sus ojos -como a Edward Norton en ‘El reino de los cielos’- y que su nombre figure en los títulos de crédito iniciales.

Trailer de ‘Prometheus’

[youtube id=VTRYJpFpj8E]

Deje su comentario