Crítica: ‘Mientras duermes’, de Jaume Balagueró

Recoge tu correo, te da los buenos días y el periódico. Abre la puerta para que salgas y te vuelve a desear un feliz día. Es tan amable que se cuela en tu casa mientras duermes. Es César, el portero, un verdadero malvado del cine. ‘Mientras duermes’, última película de Jaume Balagueró, realizador de las cintas REC, posee la habilidad de estremecer al espectador a partir de los detalles.

Esta ‘Mientas duermes’ es una narración de terror de la mejor tradición. Los componentes no son sustos gordos ni sangre. La continua imbricación de argumentos pequeñitos, la feroz doble vida del portero, la pelea entre la joven y dulce luz de Clara y la gris existencia de César… ¡Yo aún tengo el miedo en el cuerpo!

Un malvado muy curioso

Jaume Balagueró quedó sorprendido y encantado con el guión de Alberto Marini. De inmediato supo ver la capacidad de César paa aterrar. Es un personaje brillante, como Dexter -maldad e inteligencia para despistar-, pero también chalado, como Norman Bates. Un hombre de quien fiarse, pero que se oculta bajo tu cama mientras duermes. Balagueró lo explicaba así: «Nuestro hombre no era un asesino al uso, ni un torturador, ni un secuestrador obsesivo. Éste era distinto: un personaje tan malvado y perturbado como tantos otros, pero con una personalidad y un modus operandi completamente novedosos». Verdaderamente, César, el portero, tiene un hueco en el salón de los psicópatas del cine. Es «un psicópata que teje su maldad desde las pequeñas cosas«, como nos recuerda el director de ‘Mientras duermes’.

Veremos referencias a otras películas del género. El ambiente claustrofóbico y el sinsentido del plan de César me recuerda a Polanski. Del gran Hitchcock, la idea de meterse en vidas ajenas. Hablaba antes de Bates. César es portero, parecido al malvado de ‘Psicosis’, y también tiene una relación rara con su madre. Hay en ‘Mientras duermes’ una niña que también es un personaje de peli de miedo. Es más, hasta el cuchillo que se vislumbra en el tráiler es el típico del asesino de terror.

Intuyo -es que lo veo venir- que a muchos el guión de ‘Mientras duermes’ les resultará poco creíble. Como yo no sigo CSI, sino que leo relatos de Sherlock Holmes, no me doy cuenta. En aquella época, las capacidades científicas de la policía era muy limitaditas. Para muchos, ciertos momentos de ‘Mientras duermes’ pecarán de falta de verosimilitud. Si les digo la verdad, me da lo mismo. Aquí lo que cuenta y tiene verdadera importancia es que esta película es aterradora. Por su ambiente, que combina -y alterna- frescura con sordidez, y la magnífica interpretación que del villano hace Luis Tosar, ‘Mientras duermes’ es un gran trabajo.

La importancia de los detalles. El espectador tolera el mal

He quedado verdaderamente satisfecho con esta película. Posee un estilo visual fenomenal. Muy cuidado. Mezcla de tal forma los sentimientos que el psicópata también nos engaña a nosotros. Es la perversidad en persona y aún así nos sorprenderemos siguiéndole el juego. Es un amiguete guay, el monstruo César. Y como la chica es un verdadero encanto, pasamos de la intriga más asfixiante al buen rollito.

Insisto en la idea de los detalles. El personaje de César asusta por cómo se comporta. Conocemos su ritual, y al verlo repetido una y otra vez nos empieza a parecer demasiado fácil de hacer. Es precisamente todo lo contrario a la pega arriba comentada. La capacidad del cine para hacernos entrar en la vida de César es explotada al máximo por el director. Ahí está él, escuchando las deprimentes historias de los tipos que llaman a la radio de madrugada (esos programas nocturnos que salen en las pelis españolas, tan terribles), llevando a cabo sus fechorías, sonriendo cada mañana.

Y entonces llega ese momento: nos hemos identificado con César, el portero. A los mandos de la banda sonora está Lucas Vidal, un jovencísimo español que está trabajando en Hollywood. Además de las melodías tensas, Jaume Balagueró ha puesto unas cuantas canciones frescas y divertidas. ¿Ven lo que quiero decir? César es un villano tremendo, pero tiene su punto agradable, ¿no?

[youtube id=_8U6_ctVnX4]

Deje su comentario