Crítica: ‘Carmina o revienta’, de Paco León

Paco León y Carmina son los nombres del cine español este verano. Lo son por diversos motivos. El primero, y más cacareado estos días, es la apuesta de Paco León por cambiar el concepto comercial del visionado de cine, algo que seguro que Álex de la Iglesia ha recibido con cierto regocijo. El debutante director y su obra acaparan líneas y publicidad gratis gracias a su apuesta por el VOD, el DVD y la proyección en cine a la vez, lo que le ha deparado no pocas miradas recelosas en el mundillo del séptimo arte y, sobre todo, de los distribuidores y exhibidores. Los espectadores, por contra, le damos la bienvenida.

Y es que ‘Carmina o revienta‘ no es solo un ariete antisistema, sino una obra fresca, irreverente, necesaria en el panorama español, que se vale del falso documental para contarnos una historia de una madre corajelight, conocedora de las triquiñuelas legales, con quien cruzarse puede significar un disgusto, aunque Carmina, muy lejos del Torrente con quien la han comparado, solo busca proteger lo suyo y a los suyos, que viene a ser lo mismo.

 

Esta opera prima sorprende por su apuesta, arriesgada, no siempre perfecta y hasta chocante por momentos, como el episodio de Basilio que Joaquín Reyes habrá celebrado como si de un sketch de Muchachada Nui se tratase, pero que crea una historia rápida y divertida, con el descubrimiento de las dos Carminas, la actriz y el personaje, la solvencia que vuelve a mostrar María León, mismo acento que en ‘La voz dormida’ pero aires más chonis, y un gracioso -e impecable- Paco Casaus.

Trailer de ‘Carmina o revienta’

[youtube id=V-S-cFM6AM0]

Deje su comentario