Estrenos: ‘Intocable’, Olivier Nakache, Eric Toledano

Existe el talento. Existe la capacidad de planificar una obra cinematográfica con cuidado y tino. A menudo, el hacer algo bueno o cualquier churro depende de la dedicación y la honestidad con la que uno se toma la tarea. Fíjense en el ejemplo de ‘Intocable’. No hay nada que huela más a manido que el argumento de esta película: un joven negro, pasota y porrero de los suburbios, es contratado por un multimillonario elitista que, lamentablemente, está paralizado en una silla de ruedas. Pero en sus corazones, este extraño duo se quiere y se respeta, cada vez más. Juntos demuestran que cualquier vida, si se llena de amor, puede ser plena.

A simple vista, apesta a decepción y pastelería. Por suerte, un grupo de amigos me llevó en volandas a la sala de cine. Estaba repleta y yo allí, en la butaca, pasé uno de los mejores ratos de los últimos tiempos. La gente reía a carcajadas con las naturalísimas ocurrencias del joven ayudante. El postrado aristócrata empezaba a revivir, era feliz. ‘Intocable’ es una película indispensable por divertida, vibrante y vitalista.

Lo que hace de esta comedia algo afinado y terriblemente hermoso es la perfecta armonía entre François Cluzet y Omar Sy. Juntos ponen en juego unos personajes escritos con cariño y dotados de un repertorio humorístico prácticamente inagotable. Es el humor que nace de una verdadera amistad entre dos personalidades especialmente dotadas para la convivencia y la ayuda mutua.

‘Intocable’ ha arrasado en Francia y esta vez «la mejor comedia francesa del año» no es una pieza de baratillo rodada sin talento ni interés. Aunque algunos tachan a ‘Intocable’ de ser una película destinada directamente a agradar al público medio y llenar las salas, lo que humildemente percibo es que Olivier Nakache y Eric Toledano apuestan por una obra estructurada, de ritmo formidable y deslumbrante en sus modos humanísticos. ¡Bravo!

Trailer de ‘Intocable’

[youtube id=Bgz6RRJ1n4w]

Deje su comentario