Crítica: ‘Nader y Simin, una separación’, de Asghar Farhadi

Cine iraní, Drama|

Hemos necesitado medio año para escribir la crítica de una de las películas del 2011, pero ya estamos aquí. Ha logrado el favor de la crítica y del público, además de haber arrasado en la categoría de película extranjera o de habla no inglesa, con una cosecha que incluye el Oscar, el Globo de Oro y el Independent Spirit, así como un éxito sin precedentes en el festival de Berlín.

‘Nader y Simin, una separación’ es cine puro. Del de antes. Una historia genialmente contada, libre de artificios, en la que el melodrama va implícito en un excepcional guion, de esos repletos de diálogos en que cada palabra cuenta, en que lo omitido y lo expresado tienen consecuencias posteriores. Una lección de cine en la que un proceso de divorcio sirve de excusa para contar otro drama humano de manera realista, con destellos de humor negro, a pulso de thriller, como dicen otros críticos.