Crítica: ‘Días salvajes’ de Wong Kar-wai

Cine hongkonés, Drama, Películas|

Los Hong Kong Film Awards del año 1991 fueron casi directos a las estanterías de ‘Días salvajes’ (‘A Fei jingjyuhn’). La película de Wong Kar-wai se hizo con cinco de las nueve nominaciones, incluyendo la de Mejor película. Esto puede ser anecdótico, pero lo cierto es que la fama de ‘Días salvajes’ creció. Las críticas fueron excelentes en distintas partes del mundo. Su segunda película parecía colocar a Wong Kar-wai en lo más brillante del panorama fílmico oriental.

Una historia que mezcla lo criminal y sucio con el más poético romance (como ya ocurría en su primera obra, ‘El fluir de las lágrimas’, -‘As Tears go By’ o ‘Wong gok ka moon’, 1988-), esta de los ‘Días salvajes’ se presenta con una narración más fina, en la que varios personajes se buscan a través de los silencios y las miserias. El amor como punto de unión de todos ellos, la lucha por conseguir moverse en el Hong Kong de los años sesenta y sentirse querido y válido. El difícil carácter del protagonista masculino, Yuddy, pone a las mujeres de ‘Días salvajes’ en una posición incómoda.