Cine francés

Crítica: ‘Malavita’, de Luc Besson

Acción, Cartelera, Cine francés, Comedia, Estrenos|

J16_Malavita__MG_7024retok

Robert de Niro y la mafia se deben mucho el uno al otro, siempre en un sentido muy figurado. El actor hizo carrera con papeles en ‘El padrino 2’, ‘Los intocables de Elliot Ness’ o ‘Uno de los nuestros’, y la mafia adquirió un estatus elegante del que siempre ha carecido, por mucho que John Gotti tratara de poner remedio a eso. Sin embargo, en ‘Malavita‘ asistimos a un decadente epílogo a esa comunión artístico-mafiosa tan celebrada en otros tiempos.

Robert de Niro se ríe de sí mismo -con escena autorreferencial incluida- en una parodia que ni siquiera llega al nivel de ‘Una terapia peligrosa’, y secuela, y va a la deriva desde el mismo inicio; y eso que partía de una idea interesante: la vida de un inadaptado mafioso en el programa de protección de testigos en una comunidad con la que no comparte ni el idioma. Lo que podía haber sido una suerte de versión mafiosa de ‘Bienvenidos al Norte’ se queda en un pasatiempo de acción por momentos muy indigesto.

Crítica: ‘La vida de Adèle’, de Abdellatif Kechiche

Cartelera, Cine francés, Estrenos, Romance|

264416_186701671487299_191042527_n

La película romántica de este 2013. Y, por descontado, por ser un tema aún poco explotado, la más grande historia de amor lésbico de la historia. Grande, por su resultado artístico, y grande, por su metraje. Aunque tampoco narra algo que no se haya contado antes; la diferencia estriba en cómo lo muestra Abdellatif Kechiche: amor (y sexo) desnudo, que transpira realismo. Tanto que el público tiende a ponerse nervioso cuando las escenas de cama se prolongan más de lo que se acostumbra en el cine comercial. Sería triste que, dentro de unos años, esas escenas fueran lo más recordado de una obra sutil y muy humana.

Su triunfo en Cannes fue incontestable. Palma de Oro y un premio compartido para las dos protagonistas de esta historia, Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos, espléndidas en sus papeles con los sentimientos a flor de piel, donde las miradas se imponen a diálogos que sirven de excusa hasta que la acción se desencadena. Mucho se ha hablado de Léa Seydoux, nueva estrella del cine francés, y su pelo azul en ‘La vida de Adèle’, pero el descubrimiento tiene nombre propio: Adèle Exarchopoulos. 

Crítica: ‘Amor’, de Michael Haneke

Cartelera, Cine francés, Drama|

La última obra de Michael Haneke colecciona premios allá por donde pasa. Arrasó en la gala de la Academia del Cine Europeo y ahora, con cinco nominaciones a los Oscar, nos llega esta película en la que se aprecia la habitual dirección desnuda del alemán, aquí sin una sola nota musical más allá de las que emanan del piano. Un formalismo en consonancia con el título que es, en sí, todo un atrevimiento y una declaración de intenciones.

Narra una historia común, la de un anciano matrimonio muy bien avenido, con dos personajes tiernos, apenas cascarrabias, próximos al ideal que tenemos de la palabra “abuelo”. A estas alturas no hace falta decir que Jean Louis Trintignant y Emanuelle Riva bordan sus papeles, algo que tampoco sorprende si revisamos su filmografía (la de él a finales de los sesenta y principios de los setenta; la de ella en los cincuenta). Lo que tienen entre sus manos no es más que un regalo que les ofrece el realizador de ‘La pianista’ o ‘Funny Games’ para poner un broche de oro a sus carreras tras décadas de trabajos menores.

Crítica: ‘Holy Motors’, de Leos Carax

Cartelera, Cine francés, Drama, Estrenos|

Película de extremos, que entusiasmará a algunos mientras otros, entre los que osen verla, la repudiarán por pretenciosa e incluso estúpida. Sin embargo, la cantidad de momentos sublimes -como el delirante episodio del cementerio- gana con creces a esos otros un tanto ridículos como ese final que tanto dará que hablar y que arriesga echar por tierra todo el trabajo anterior, poco convencional e inspirado.

Leos Carax nos regala una película triunfadora en Cannes gracias al magnetismo de sus imágenes, realmente bellas, y al enigma que encierran sus escenas parcas de palabras en las que las dotes interpretativas de Denis Lavant convergen con el sentimiento y acierto audiovisual que imprime el autor francés a la curiosa historia de Monsieur Oscar, quien recorre las calles de París en la limusina que le sirve de camerino en los momentos en que no adopta una vida ajena.

Crítica: ‘Les Lyonnais’, de Olivier Marchal

Cine francés, Películas, Thriller|

Mientras Olivier Marchal siga tras la cámara, el polar no morirá. Si Jacques Audiard es la vanguardia del noire francés estilizado y complejo, Marchal es la referencia en la tradición de ese cine de hampones que tan popular hizo Jean Paul Belmondo. Marchal lo recupera y lo moderniza, a la vez que se especializa en el subgénero que mayores éxitos le ha proporcionado, el de los atracadores.

En ‘Les Lyonnais’ recrea la vida de Edmond Vidal, Momon, un gitano de Lyon que causó estragos en la década de los setenta y que ahora será rescatado de su pacífico retiro dorado cuando uno de los miembros de su vieja banda sea encarcelado. Gerard Lanvin da vida al protagonista en la actualidad, pues narrar su vida precisa de unos flash-backs que embarullan el comienzo del filme que, a medida que se instala en el presente, mejora considerablemente hasta ofrecernos un buen título de cine negro.

Programa doble: pozos petrolíferos

Cine estadounidense, Cine francés, Programa doble|


Algunos clásicos como ‘Gigante’ y la serie ‘Dallas’ ya abordaron el tema del crudo, que es universal, así que nos embarcamos en este viaje que nos lleva de la península arábiga a California. ‘Oro negro’ y ‘Pozos de ambición’ comparten materias primas (petróleo, ambición y rencor) pero se distinguen en lo fundamental, en su ejecución; discreta la francesa, un must-see la americana.

 

Estrenos: ‘Intocable’, Olivier Nakache, Eric Toledano

Cine francés, Comedia|

Existe el talento. Existe la capacidad de planificar una obra cinematográfica con cuidado y tino. A menudo, el hacer algo bueno o cualquier churro depende de la dedicación y la honestidad con la que uno se toma la tarea. Fíjense en el ejemplo de ‘Intocable’. No hay nada que huela más a manido que el argumento de esta película: un joven negro, pasota y porrero de los suburbios, es contratado por un multimillonario elitista que, lamentablemente, está paralizado en una silla de ruedas. Pero en sus corazones, este extraño duo se quiere y se respeta, cada vez más. Juntos demuestran que cualquier vida, si se llena de amor, puede ser plena.

A simple vista, apesta a decepción y pastelería. Por suerte, un grupo de amigos me llevó en volandas a la sala de cine. Estaba repleta y yo allí, en la butaca, pasé uno de los mejores ratos de los últimos tiempos. La gente reía a carcajadas con las naturalísimas ocurrencias del joven ayudante. El postrado aristócrata empezaba a revivir, era feliz. ‘Intocable’ es una película indispensable por divertida, vibrante y vitalista.

Crítica: ‘Declaración de guerra’, de Valérie Donzelli

Cine francés, Comedia, Drama|

Se trata de la tragicomedia que Francia presentó a los Oscars para el premio a mejor película en habla no inglesa y, aunque superó el primer corte -no así nuestra ‘Pa negre’- no logró colarse entre las cinco candidatas. Y es que aunque se trata de un buen filme es muy personal, tanto en la historia que narra como en las formas, y eso desconcierta por momentos. Ejemplos de ello son el narrador que luego torna en narradora, la carrera alocada por el hospital marsellés y alguna otra escena más propia del videoclip que del cine.

 Por suerte, el trabajo de Valérie Donzelli, codo con codo con su marido Jérémie Elkaïn (guionistas y protagonistas, también en la vida real), posee varios puntos fuertes que hacen que olvidemos lo anterior y nos sumerjamos en una historia que destila optimismo (de ahí el título aunque éste prometía más fuerza) y cuya mejor virtud es su veracidad. Es lo que tiene la vida, que inspira este largometraje, que por desgracia ofrece las mejores historias.

Crítica: ‘The French Kissers’, de Riad Sattouf

Cine francés|

Grata sorpresa en el trillado género del cine adolescente. Riad Sattouf, en su opera prima que le reportó un premio Cesar en 2009, se aproxima al mundo del púber y su descubrimiento de la sexualidad y sabe hacerlo con gracia, con momentos desternillantes, no tanto por su inverosimilitud, sino por todo lo contrario. Quien no se sienta identificado es que vivió una curiosa adolescencia.

El reparto juvenil, en su mayoría debutantes, aporta el toque de frescura y naturalidad que un filme de este tipo pide a gritos. Y da igual que se trate de un colegio público o privado, que sean inmigrantes o galos de pura cepa, ni que concurran distintas clases sociales, pues lo que cuenta su director es universal y no entiende más que de etapas vitales.

ESTRENOS: El ilusionista (Sylvain Chomet, 2010)

Animación, Cartelera, Cine francés, Estrenos, Películas|

Chomet dibuja un homenaje a Tati

Jacques Tati fue un cineasta de rutilante talento. Sabio, agradable, fino en la crítica y poseedor de un humorismo singular. Inolvidables títulos como ‘Les vacances de Monsieur Hulot’ y ‘Mon Oncle’ le reservaron un sillón dorado en la Historia del Cine. Con mayúsculas. Tati falleció en el año 1982. Realizó seis largos. Dejó escrito el guión de una obra que ahora ve la luz, ‘El ilusionista’, una obra maestra de la animación, una joya inolvidable.

Sylvain Chomet (‘Les triplettes de Belleville’), cuatro veces nominado al Oscar por trabajos en películas de animación, ha querido rendir un verdadero homenaje a Jacques Tati al adaptar su guión. ‘El ilusionista’ cuenta la maravillosa historia de un mago francés que ve comenzar la segunda mitad del siglo XX. Los nuevos entretenimientos han logrado el desastre: la gente ya no se emociona con sus trucos. Abatido, el mago Tatischeff (dibujado a imagen de Tati y nombrado con su verdadero apellido) viaja de París a Londres, pero no hay suerte. Los grupos de rock han acabado con el ilusionismo. Pone rumbo a Escocia, donde una joven muchacha sin familia queda prendida de la figura especial de Tatischeff y de sus efectos de ilusión. Ella sí cree en la magia. Juntos viajan a Edimburgo para ganarse la vida.