Crítica: ‘Killer Joe’, de William Friedkin

 

stills-10

Con un considerable retraso desde que fuera bien recibida en el Festival de Venecia de 2011, nos llega en DVD un título algo inclasificable dentro del cine negro, con su punto humorístico y su provocación y perversión intrínseca, en que el protagonista absoluto es quien da nombre a la película, interpretado por un Matthew McConaughey en estado de gracia, perfecto para un papel que oculta tras su impecable fachada una bestia que palpita por aparecer.

 

El guion de Tracy Letts muestra claras influencias de ese genio de la novela negra llamado Jim Thompson, más allá de que la acción transcurra en el mismo Texas que el de ‘1280 almas’ o ‘El diablo dentro de mí’. Joe bien podría ser otro personaje creado por el escritor, un tipo que encierra psicopatía pura tras una digna apariencia, al estilo del Lou Ford al que dio vida Casey Affleck bajo la batuta de Michael Winterbottom.

 

Con ‘Killer Joe’, William Fiedkin pone fin a una errática carrera durante las últimas décadas y nos reencuentra con aquel cineasta que firmó ‘El exorcista’ y ‘The French Connection’. Eso sí, la distribución de esta película desagradable, mezquina, de evidente aire pulp, se ha hecho de rogar. Y eso que el rostro y las buenas maneras interpretativas de McConaughey deberían haber ayudado a que un filme tan inmoral encontrara antes su resquicio para llegar al público.

 

Tráiler de ‘Killer Joe’

 

[youtube id=O-jmqIFNolM]

 

Deje su comentario