Cine británico

Cine británico

Programa doble: subastas de arte

Cartelera, Cine británico, Cine italiano, Estrenos, Intriga, Programa doble, Romance, Thriller|

cats-crop

Trance‘ y ‘La mejor oferta‘ lejos de ser películas calcadas, sí comparten muchas semejanzas para contarnos historias diferentes que divergen en el inicio para encontrarse, cada una a su manera, en unos finales que funcionan de muy distinta forma. Eso sí, ambas nos llevan al mundo de las subastas de obras de arte y lo hacen con apenas un par de semanas de diferencia en nuestra cartelera. Y con el aval de sus directores: Danny Boyle y Giuseppe Tornatore. Pero, ¿por cuál pujar?

Crítica: ‘Anna Karenina’, de Joe Wright

Cine británico, Drama, Libros, Romance|

x950

Una inconfundible estética teatral caracteriza esta enésima adaptación de la célebre novela homónima de León Tolstói. Una estética que embarga al espectador en un arranque pletórico, aunque chocante, de la que su director se desprende a su antojo según le conviene. Aun así, el teatro lo inunda todo y no se circunscribe al mero escenario, sino que trasciende en busca de la zona de poleas o del patio de butacas, un poco en sintonía con ese concepto del teatro envolvente del que Charlie Kaufman hacía una obsesión en ‘Synecdoche, New York’ (2008).

Keira Knightley regresa al género romántico y palaciego con la seguridad que le aportan sus trabajos previos con Joe Wright. En cierto modo, a caballo entre ambos. Imposible no comparar lo radiante que se muestra su Anna Karenina con su papel en ‘Orgullo y prejuicio’ (2005), o el dolor que siente su princesa rusa con el que le perseguía en ‘Expiación’ (2007). Y todo por amor, tema sobre el que pivota ‘Anna Karenina’ mientras da pábulo a hablar de la corte en tiempos de los zares, incluso con sus vocablos franceses, y de los postulados de la alta sociedad donde la imagen cobra vital importancia y las falsas sonrisas que tan bien borda Keira Knightley son el pan de cada día.

Crítica: ‘Turistas (Sightseers)’, de Ben Wheatley

Cartelera, Cine británico, Cine independiente, Comedia, Estrenos|

76248_423187804410652_368232996_n

En su tercer largometraje Ben Wheatley nos lleva de viaje por el interior de Inglaterra en una road movie que tiene mucho de psicópata por gracia de una aparentemente entrañable pareja que desata su lado más perverso y amoral como excusa para disfrutar de unas vacaciones atípicas con un final muy acorde a lo visto en la pantalla y que eleva la nota de esta curiosa película.

Ben Wheatley es un director que se ha ganado un nombre dentro de la escena independiente británica. Su especialidad: la comedia, los crímenes, el terror y el thriller. De hecho, ‘Turistas‘ es, básicamente, una comedia salpicada de sangre y crímenes. Y ojo a la hemoglobina, porque Wheatley se corta muy poco; más bien, se recrea con ella.

Crítica: ‘Siete psicópatas’, de Martin McDonagh

Cartelera, Cine británico, Cine negro, Comedia|

siete

El director Martin McDonagh vuelve a recurrir al irlandés Colin Farrell para protagonizar su segundo trabajo, en la línea de su debut ‘Escondidos en Brujas’, en busca de un sello propio dentro del trillado campo del humor negro. Sin embargo, y aunque no se puede negar la lucidez de ciertos momentos, ‘Siete psicópatas‘ ha quedado un poco por debajo de las expectativas. Vuelve a evidenciarse que lo que tan bien hace Guy Ritchie es muy complicado, tan siquiera, de imitar.

La cantidad de psicópatas presentes en esta cinta es un tanto relativa al mezclar ficción con ficción de la ficción, es decir, hacer cine dentro del cine. Para que nos entendamos -su estudiada trama es uno de los puntos fuertes del filme- Colin Farrell es un guionista que busca inspiración en la vida real para crear siete personajes que tengan en común su psicopatía. A ello le ayudará Sam Rockwell, a su vez metido en el negocio del secuestro de perros.

Crítica: ‘¡Piratas!’, de Peter Lord y Jeff Newitt

Animación, Aventuras, Cine británico|

Aquí llega esta banda de piratas para abordar la gala de los Oscars de este año. ‘¡Piratas!’ navega hacia las cost oeste de Estados Unidos dispuesto a llevarse el botín, el premio a la Mejor película de animación. Veremos si esta avezada tripulación logra intimidar a los miembros de la Academia. De momento, su nominación parte avalada por sendas equivalencias en los premios de Cine Europeo y en los Annie (donde se ha hecho con 5 nominaciones). Eso sí, se ha quedado fuera de la lucha por los BAFTA (pese a ser ‘¡Piratas!’ una produccion nacional) . Es de suponer que a los británicos no les ha hecho gracia cómo queda la soberana Victoria en esta divertida película con muñecos de plastilina.

Aunque viendo los antecedentes, no creo que al Capitán Pirata (o Pirata Capitán), el barbudo protagonista de esta historia, le importe mucho llevarse el premio o no. Ya ha pasado por esas. Y es que la historia de la película es precisamente: nuestro Capitán decide presentarse (otra vez) a los Premios al Mejor Pirata del Año. La competencia es dura, pero no caerá en el desánimo. Gracias a su magnífica tripulación -que incluye un pirata albino, una mujer disfrazada y un dodo- y a su fiel Número Dos, el Capitán surcará los mares para ganarse el derecho a ser premiada con tan afamado galardón. Verán qué peripecias tendrá que enfrentar este atípico pirata, con su toque a lo Groucho Marx.

Crítica: ‘Los miserables’, de Tom Hooper

Cartelera, Cine británico|

 

Escribía Oti Rodríguez Marchante, en su crítica para ABC, que ‘Los miserables’ le parecía una película difícil de criticar. Estoy con él. Lo comentaba a la salida del cine. Ahora tengo que ir a casa, ponerme delante del ordenador y escribir una crítica. No sé qué diablos voy a decir, la verdad. Así las cosas, y en vista de mi inesperado ataque de sinceridad (¿impropia del crítico de cine?), diremos lo siguiente, paso a paso.

He pasado un gran rato viendo ‘Los miserables’, pero reconozco que en algunos momentos me he descubierto soportando los golpes de su director, Tom Hooper. Quiero decir: ‘Los miserables’ es un relato que no para, que se esfuerza por mantener siempre la emoción del espectador a flor de piel. Repugnancia, ternura, lástima, valentía, amor. Un ciclo infinito (bueno, de ciento cincuenta minutos) y vertiginoso de situaciones dramáticas. Lo sostiene la capacidad para la composición de Hooper y un trabajo actoral sin tacha. Cada vez veo más claro que Hooper es un talentoso director de actores.

Crítica: ‘Skyfall’, de Sam Mendes

Acción, Cartelera, Cine británico, Estrenos|

Sam Mendes, junto al equipo habitual de guionistas de los últimos Bond -además de John Logan-, ha dejado su impronta en un 007 especial, el del 50 aniversario, en el que Daniel Craig sigue con su ruda personificación del espía británico -más raza que elegancia- y se enfrenta a uno de los mejores villanos de la saga y, de largo, de las últimas dos décadas, interpretado por un Javier Bardem que, sin bordar el papel, se merienda a su rival del MI-6.

Otra de las novedades es que Bardem, aunque también ambiciona el mundo como sus predecesores de fechorías, tiene entre ceja y ceja acabar con M, la habitual Judi Dench, y desde luego que se esfuerza por lograrlo. Por tanto, hablar del vigésimotercer Bond es hacerlo del actor español, de su personificación del mal -un punto por debajo de la del icónico Anton Chigurh-, de su lucha sin cuartel contra el MI-6 y de su pelucón rubio platino, uno de los numerosos guiños de ‘Skyfall’ a la saga. Hasta que no aparece Bardem en pantalla, podemos decir que no hay película más allá de las típicas peleas y persecuciones de nulo guion pero trabajada coreografía, es decir, acción sin más para deleite visual.

Crítica: ‘The Deep Blue Sea’, de Terence Davies

Cine británico, Drama|

De inicio ya se aprecia que se trata de una propuesta muy personal en la que las manos del director, el británico Terence Davies, se notan en todo momento. La voz de la siempre impecable Rachel Weisz -aquí no lo es menos- abre la película recitando un par de líneas de una nota de suicidio, porque de eso va ‘The Deep Blue Sea’, de hacerse daño a uno mismo por culpa del amor, y en eso la protagonista obtiene matrícula de honor.

Terence Davies adapta la obra teatral de Terence Rattigan en la que Hester (Rachel Weisz) debe lidiar con la tranquila pero aburrida existencia al lado de marido (Simon Russell Beale) y con la pasión a la que se entrega en su romance con Tom Hiddleston. Sin embargo, la visión idílica y desatada del amor que posee Hester no encontrará semejante correspondencia, algo que iremos conociendo en pequeños flashbacks que nos dibujarán su vida en pareja.

Crítica: ‘Black Mirror’, de Charlie Brooker

Cine británico, Drama, Intriga, Series, Thriller|

Pantallita, pantallita…

Tras terminar ‘The Wire’ ninguna serie había conseguido engancharme.  Como cuando te deja una novia, el resto simplemente, no te llaman. Hasta que un día encuentras otra serie que te hace despertar. Y lo más curioso, no es de la HBO. Lástima que la poca duración de ‘Black Mirror’ (tres capítulos de cuarenta, sesenta y cincuenta minutos respectivamente) la haga, sí, idónea por un lado para ver en una tarde, pero por otro demasiado escasa para robarle a mi querida obra sobre Baltimore el título de “mejor serie de la historia”. En cualquier caso, nada de ‘Juego de tronos’: la mejor serie del 2011 es ‘Black Mirror’.

Charlie Brooker (quien ejerció de crítico televisivo para The Guardian) nos trae uno de los proyectos televisivos más inteligentes de los últimos años, un cruel reflejo del mundo tecnológico en el que vivimos, tan oscuro como las pantallas apagadas de nuestros smartphones y ordenadores. Apuntándose al género de la ciencia ficción en su vertiente más distópica, no sólo inquieta por lo lúcido de su crítica sino también por  lo plausible de los contenidos de sus tres capítulos autoconclusivos e independientes.