Cine argentino

Crítica: ‘El médico alemán (Wakolda)’, de Lucía Puenzo

Cartelera, Cine argentino, Estrenos, Thriller|

18

Me temo que Lucía Puenzo es mejor novelista que cineasta (y guionista). Eso queda patente en ‘El médico alemán‘, adaptación de su propia obra, en un momento determinado en que, sin aparente justificación, la cinta se vuelve muy turbia. Justo cuando los personajes interpretados con solvencia por Natalia Oreiro y Diego Peretti se transforman y transmiten un desasosiego hasta entonces inexistente.

Pero esta película tiene un claro referente: Àlex Brendemühl. El actor español borda su inquietante biopic sobre Mengele, infame protagonista del nazismo y de su deriva genetista y científica basada en la experimentación (y tortura) con humanos. Sin embargo, queda la sensación de que la directora argentina bien podría haber exprimido más ese papel pero, como con casi todo lo demás, prefiere las medias tintas.

Crítica: ‘Tesis sobre un homicidio’, de Hernán Golfrid

Cartelera, Cine argentino, Intriga, Thriller|

314219_587165704631309_1748670845_n

Así como en España parece que sacar adelante un thriller cuesta un triunfo, desde Argentina nos llegan cada vez con más frecuencia productos de este género con obras maestras como ‘El secreto de sus ojos’ o notables como ‘Sin retorno’ o ‘Carancho’. También algún que otro pinchazo en hueso como ‘Todos tenemos un plan’. La segunda película de Hernán Golfrid queda a medio camino, dentro de lo que no pasa nada por echar un vistazo, ni por no echarlo.

La historia parte de una premisa clásica pero interesante. El alumno (Alberto Ammann) que busca el crimen perfecto en el que enreda a su maestro. O quizás se enrede Ricardo Darín sin necesidad de nada más que una mente paranoica. Con esa duda juega este filme en el que su protagonista vuelve a ofrecer otra interpretación de nivel, muy por encima del guion y de su director.

Crítica: ‘Infancia clandestina’, de Benjamín Ávila

Cartelera, Cine argentino, Drama|

Benjamín Ávila debuta en la ficción con el mismo tema que plasmó en su documental ‘Nietos (Identidad y memoria)’. Él, que sufrió las vicisitudes de la resistencia peronista en plena dictadura, acude a sus recuerdos para narrar el azaroso inicio en la adolescencia de Juan, también llamado Ernesto, en una Argentina contra la que luchan sus familiares desde el anonimato y la clandestinidad.

Además de retratar la vida al margen de la dictadura, cobra especial importancia el primer amor y el inocente descubrimiento de la sexualidad en un marco político diseñado por adultos entre los que destaca Ernesto Alterio, presente también en alguno de los sueños del chico que junto a los añadidos de cómic, aunque con intención de estilo, no dejan de constatar la poca confianza que tiene su realizador en el dramatismo de la historia que cuenta.

Crítica: ‘Elefante Blanco’, de Pablo Trapero

Cine argentino, Drama, Películas|

El Padre Darín

Pablo Trapero nunca se despegará del cine social, o de compromiso. Como se quiera llamar, lo cierto es que las películas de Trapero buscan mostrar realidades humanas bien complejas y, las más de las veces, terribles. Repite el ‘starring’ de ‘Carancho’ con Ricardo Darín y Martina Gusman, añadiendo al belga Jérémie Renier (‘El niño de la bicicleta’) para esta historia sobre la pobreza y el amor fraterno.

Lo mejor de ‘Elefante Blanco’ es la naturalidad con la que se cuenta todo. Trapero va mostrando la miseria sin que se note su mano de director. No es como en cintas tales como ‘También la lluvia’, donde sientes constantemente que te quieren vender algo manufacturado, ideologizado. Tal como yo lo veo, en ‘Elefante Blanco’ las cosas son como serían si uno se dejase caer por aquel poblado. Los conflictos, las decisiones… Me resulta honesto y fácil de comprender.

Crítica: ‘El estudiante’, de Santiago Mitre

Cine argentino, Drama, Películas|

Tiburones y tuercebotas

'El estudiante', película de Santiago Mitre

‘El estudiante’ fue una de las películas más reconocidas es el último Festival de Gijón. Mejor película (ex-aequo), Mejor guión y Premio del Jurado Joven. Con estos mimbres, no nos ha de extrañar cuando nos digan que esta cinta argentina es manifiestamente mejorable; no sea porque Gijón sea un desastre, sino porque los festivales de cine rara vez dan en el clavo. Hecha esta salvedad, paso a comentar la película.

Un joven llamado Roque, después de unos cuantos intentos fallidos en el mundo universitario, se matricula en algo así como Ciencias Políticas. Buenos Aires. Aquella facultad es la cuna del ‘pinchauvismo’, oiga. Alborotados estudiantes, engreídos, batalladores. El tal Roque, nuestro protagonista, va y viene. Vive la vida universitaria moderna, consistente en salir de fiesta, consumir sustancias y mantener tempestuosas relaciones sexuales. Hasta que un día conoce a Paula, una profesora militante que le introduce en el mundo de la política. La perdición de Roque será conocer a Acevedo, un ex-político que ahora ejerce el proselitismo académico. Roque se siente atraído por este mundo de enjuagues, traiciones y arribistas.

Estrenos: ‘El hombre de al lado’ (Mariano Cohn, Gastón Duprat)

Cartelera, Cine argentino, Comedia, Estrenos, Películas|

Infierno de un gafapasta

Un diseñador de éxito que vive en una casa proyectada por Le Corbusier. Víctor, el vecino que un buen día construye una ventana que mira directamente a su casa. Golpes, martillazos, sonido de sierras y la ominosa presencia de la ventana. Leonardo se siente como en un museo. Le miran. Eso no es legal, vos no podés hacer una ventana que mire a mi ‘living’. No da, Víctor, no da. Cómo que no, vecino. Solo quiero un poco del sol que vos no usás. Y qué se puede hacer ante una persona así. Leonardo se desepera. Poco a poco el problema hace mella en su vida relajada y fácil de hombre rico. De un gafapasta integral. Esto es ‘El hombre de al lado’, comedia negra argentina.

Cuarto largometraje dirigido por el binomio Cohn-Duprat. La pareja también se encarga del guión y de la fotografía. Para los papeles protagonistas se eligió a Daniel Aráoz (Víctor) y a Rafael Spregelburd (el diseñador Leonardo). Ellos dos son lo mejor de la película, sin lugar a dudas. Por lo demás, una cinta fallida con una idea muy original. Los directores dan prioridad a la estética frente a la planificación narrativa. Demasiados “planos chulos” y una historia deslavazada. Creo que tiene grandes escenas, pero el conjunto es algo insulso. Las relaciones de Leonardo con su mujer y su hija, con sus socios, con sus alumnos de la universidad. Algo no encaja y creo que se debe a la falta de talento. Primero la historia, luego la estética. Suena brusco, pero no es mejor pecar de tosco que de ineficaz. El guión tiene fisuras por las que se escapa el potencial de un argumento tan interesante.