Crítica: ‘Antes del anochecer’, de Richard Linklater

before-midnight-610x428

La última parte de esta celebradísima trilogía romántica mantiene intactas las claves que la caracterizan: planos largos, conversaciones interminables y, en apariencia, triviales, complicidad de sus protagonistas y un apretado marco temporal en algún punto de Europa en el que han de desenvolverse Jesse y Celine.

Dos jóvenes que se encontraron en un tren camino a Viena a mediados de los noventa en lo que supuso una vuelta de tuerca al género y el salto a la fama del realizador Richard Linklater. Ellos tres son los artífices del guion de la segunda y la tercera parte y pueden presumir de haber parido largometrajes tan vitales como complementarios capaces de llevar adelante esta historia de amor que madura a medida que pasan los años.

Programa doble: subastas de arte

cats-crop

Trance‘ y ‘La mejor oferta‘ lejos de ser películas calcadas, sí comparten muchas semejanzas para contarnos historias diferentes que divergen en el inicio para encontrarse, cada una a su manera, en unos finales que funcionan de muy distinta forma. Eso sí, ambas nos llevan al mundo de las subastas de obras de arte y lo hacen con apenas un par de semanas de diferencia en nuestra cartelera. Y con el aval de sus directores: Danny Boyle y Giuseppe Tornatore. Pero, ¿por cuál pujar?

Crítica: ‘Laurence Anyways’, de Xavier Dolan

adc15f24-ab29-4284-9723-997cf1c73d49

El director canadiense Xavier Dolan, nuevo enfant terrible, apenas cuenta 24 años y ya está ultimando su cuarto largometraje. ‘Laurence Anyways‘, su tercera película -primera que llega a nuestros cines- confirma lo que el Festival de Cannes ha visto en él. Allí es ya un fijo en la sección Un certain regard, y por eso, y por otras muchas cosas, se ha ganado el apelativo del Almodóvar canadiense.

Comparte con el director manchego su recurrencia a la temática gay; en esta ocasión, lo que presenta Xavier Dolan es una rompedora historia de transexualidad que alcanza un improbable estatus romántico. Sin duda, se agradecen nuevos cineastas que, como Derek Cianfrance, sean capaces de dar una vuelta de tuerca al cine romántico, y hacerlo de forma embaucadora y con derroche de personalidad.

Crítica: ‘Anna Karenina’, de Joe Wright

x950

Una inconfundible estética teatral caracteriza esta enésima adaptación de la célebre novela homónima de León Tolstói. Una estética que embarga al espectador en un arranque pletórico, aunque chocante, de la que su director se desprende a su antojo según le conviene. Aun así, el teatro lo inunda todo y no se circunscribe al mero escenario, sino que trasciende en busca de la zona de poleas o del patio de butacas, un poco en sintonía con ese concepto del teatro envolvente del que Charlie Kaufman hacía una obsesión en ‘Synecdoche, New York’ (2008).

Keira Knightley regresa al género romántico y palaciego con la seguridad que le aportan sus trabajos previos con Joe Wright. En cierto modo, a caballo entre ambos. Imposible no comparar lo radiante que se muestra su Anna Karenina con su papel en ‘Orgullo y prejuicio’ (2005), o el dolor que siente su princesa rusa con el que le perseguía en ‘Expiación’ (2007). Y todo por amor, tema sobre el que pivota ‘Anna Karenina’ mientras da pábulo a hablar de la corte en tiempos de los zares, incluso con sus vocablos franceses, y de los postulados de la alta sociedad donde la imagen cobra vital importancia y las falsas sonrisas que tan bien borda Keira Knightley son el pan de cada día.

Crítica: ‘R3sacón’, de Todd Phillips

 image_001

La vergüenza que se siente como espectador viendo ‘R3sacón’ puede que solo sea comparable con la que tiene que haber pasado Bradley Cooper, de largo el actor protagonista de este cuarteto -Justin Bartha y Ken Jeong se disputan la úlitma plaza de este peculiar póquer- que mejor ha sabido montárselo en el cine dramático, en esta innecesaria tercera parte de lo que en su día surgió como una gran idea. En esta ocasión, las risas apenas duran un cuarto de hora.

‘R3sacón’ parece hecha con desgana. Casi tanto como su insulso, prefabricado y soporífero guion. La primera escena -terrible- es un perfecto anticipo de la siguiente hora y media que, en un principio, parece diseñada para mayor gloria del personaje de Zach Galifianakis, el más divertido y ocurrente de cuantos han pasado por esta trilogía que se cierra de la peor manera posible.

Crítica: ‘Turistas (Sightseers)’, de Ben Wheatley

76248_423187804410652_368232996_n

En su tercer largometraje Ben Wheatley nos lleva de viaje por el interior de Inglaterra en una road movie que tiene mucho de psicópata por gracia de una aparentemente entrañable pareja que desata su lado más perverso y amoral como excusa para disfrutar de unas vacaciones atípicas con un final muy acorde a lo visto en la pantalla y que eleva la nota de esta curiosa película.

Ben Wheatley es un director que se ha ganado un nombre dentro de la escena independiente británica. Su especialidad: la comedia, los crímenes, el terror y el thriller. De hecho, ‘Turistas‘ es, básicamente, una comedia salpicada de sangre y crímenes. Y ojo a la hemoglobina, porque Wheatley se corta muy poco; más bien, se recrea con ella.

Crítica: ‘Synecdoche, New York’, de Charlie Kaufman

syn4

Como todo lo que pare Charlie Kaufman, es compleja. Esta más si cabe. Su primer trabajo como director adolece de los mismos fallos que algunos de sus guiones -a excepción de ‘Olvídate de mí’- que presentan unos personajes muy interesantes en un prometedor inicio aderezado con pequeñas dosis de humor hasta que el mundo que propone Kaufman se abre paso en la cinta y todo deja de tener sentido.

Hay numerosos defensores de este tipo de cine, tan particular del artista neoyorquino, que hace pensar y obliga al espectador a replantearse a cada momento qué es lo está presenciando, así como a reubicar sus concepciones espacial y temporal para tratar de entender lo que ocurre. Y en ‘Synecdoche, New York’ lo que sucede es que Philip Seymour Hoffman es un hipocondríaco director teatral atormentado con el éxito que con el dinero obtenido por un premio pretende realizar su obra cumbre.

Crítica: ‘Tropa de élite 2’, de José Padilha

tropadeelite2

Las claves vistas en su debut en la ficción, ‘Tropa de élite’, vuelven a lucir en esta secuela de aquel retrato de la guerra mantenida entre la policía y los narcos en las favelas. La primera parte se centraba en ello, así como ‘Ciudad de Dios’, la obra maestra del género, optaba por enseñarnos la vida de los inocentes entre tanta maldad. ‘Tropa de élite 2’ va más allá y toca todos los palos.

José Padilha, ya reclutado por Hollywood para dirigir el remake de ‘Robocop’, no ha logrado colocar su, hasta la fecha, mejor trabajo en nuestra cartelera. El DVD ha puesto fin a más de dos años de espera. En esta ocasión la batalla de las favelas involucra a la policía corrupta, la política, el activismo y el periodismo, si bien estos dos últimos aspectos apenas los roza, para mostrar un fresco de la realidad brasileña con clara inspiración en ‘The Wire’.

Los Becarios, la entrevista de trabajo en Google

Los Becarios

El próximo 28 de junio llega a los cines españoles Los Becarios, una comedia escrita por Vince Vaughn que trata de dos amigos cuarentones a los que echan de su trabajo. Convencidos de que se han equivocado en sus carreras deciden presentarse a becarios en una dotcom (Google) y empezar de nuevo. La locura comienza cuando Vaughn y Wilson compiten para conseguir el puesto con listillos jovenzuelos de 22 años.

Estrenos|Sin comentarios