Destripando los Goya 2012 (II): los triunfadores

 

Analizamos las nominaciones a los Goya 2012

Viene de ‘Destripando los Goya 2012 (I): los perdedores:

No todo es tan terrible. Nadie se ha atrevido a toser a los candidatos a mejor actor. Estaban cantados. Quizás, solo podía bailar el puesto de Daniel Brühl. A él no ha podido acompañarle su compañera de reparto Claudia Vega. ¿Por qué? Por ser demasiado pequeña. Sí, en un año en que los niños actores no se han prodigado mucho, esta joven revelación tendrá que ver la gala desde casa, a no ser que entre tantas nominaciones que ha pescado su película (‘Eva’) alguien le ceda un asiento. Ahora en serio, ¿no podría hacer la Academia una excepción? Parece que hay que reconocer el trabajo de los adultos profesionales a costa de los niños. Hasta que estos se alcen y reclamen el Goya para los menores de 16 años que, por cierto, no tendría nada de descabellado.

Y de nombres propios va el asunto, porque Julián López ha vuelto a toparse con los académicos. Con “No controles” no contábamos especialmente para unos premios así, pero su personaje de Juancarlitros está entre los más memorables de la comedia española. También lo está su papel en “Que se mueran los feos” y acabó igual que este año. Parece que los chicos de Museo Coconut, él y Carlos Areces, no son del agrado de la Academia. Que bien podría ser envidia, pues vienen de la tele, hacen un humor surrealista con una legión de seguidores que repiten sus tontunas y encima son capaces de bordar sus papeles en el cine. Pero no, ¿envidia? ¿En España? No lo creo, no.

Los triunfadores

Nos dejábamos a los triunfadores. Poco que objetar de las nominaciones a “La piel que habito”, “Eva” y “No hay paz para los malvados”, excepto el compadreo reinante en el apartado técnico. Pero sí de “La voz dormida”, a quien la Academia ha tratado demasiado bien. ¿No querría justificarse ésta por haberla propuesto a los Óscar por España? No podrá quejarse su director, Benito Zambrano, del trato del mundo del cine español. Si por los críticos fuera, de él no encontraríamos ni las raspas. Lo de “Blackthorn” es curioso, pero en parte se lo merece. Mateo Gil ha arriesgado y ha firmado un western crepuscular -quizás demasiado- que esperemos que despeje el camino para otros directores que también tienen ideas de calidad con salida comercial. Por la misma razón deseo que muchos copien el buen  hacer de Urbizuen el género negro o policíaco, que falta hace en nuestro cine.Por último, lo más sangrante. Y lo peor, nadie es capaz de explicar las razones. Y si lo hacen lo dicen sin convicción alguna. ¿A qué puede optar una película española que en realidad no lo es? ¿No me siguen?

 

Piensen en lo último de Woody Allen, la parisina-producida-por-Mediapro “Midnight in Paris”. Una triste nominación ha logrado cuando, teniendo en cuenta que aún suena para los Oscar y que ha acumulado cuatro nominaciones a los Globos de Oro, en buena lid debería haberse codeado con las triunfadoras de esta antesala al reparto de premios. Pero no, sólo una posibilidad de llevarse algo de España, y eso porque es el guion y lo firma el propio Woody Allen, como si los premios del cine español buscaran reivindicarse fuera de nuestro país y hubiesen decidido utilizar al neoyorquino como reclamo. Muy cutre este asunto.

 

Sin estrenar

Para rizar el rizo, dos películas todavía sin estrenar han recibido un par de nominaciones, lo que lejos de suponer una buena publicidad para su lanzamiento, ensombrece el trabajo de dos de nuestros directores con más peso, como son Álex de la Iglesia e Icíar Bollaín. Claro que puede que merezcan un mayor reconocimiento y que el problema resida en que los académicos no han tenido tiempo para ver estas obras. Para salir de dudas, aunque ya no habrá remedio, tendremos que esperar a su proyección en cines.

2012-01-12T09:05:02+00:00 Goya, Noticias, Premios|Sin comentarios

Deje su comentario