Estrenos: ‘Un lugar donde quedarse’, de Paolo Sorrentino

Paolo Sorrentino arriesga en esta cinta el prestigio ganado con ‘Il Divo’, un excelente retrato político de la corrupta Italia contemporánea, y que le sirvió para encandilar a toda una celebridad de Hollywood como Sean Penn para este proyecto sobre una estrella de rock retirada, sosias del líder de ‘The Cure’, pegada a una maleta, o un carrito, tanto da, con una vida anodina que se enfrasca en un viaje vital con la excusa de encontrar al anciano nazi que humilló a su padre en Auschwitz.

Se trata de una película excesiva; unas cosas funcionan, otras no. Desprende lirismo en cada plano, para mayor gloria de su director, y, al principio, sabe acompañarlo de cierta comicidad elegante, sutil e irónica. Por desgracia -o no-, esto se transforma en una sucesión de situaciones absurdas en la línea de los filmes de Wes Anderson en que en vez de viajar a Darjeeling se adentra en la América profunda. Ahí es donde sobran planos y escenas, como la del indio o el recortable cameo de David Byrne, cantante de Talking Heads, autores de la canción que da título a la película (en el original: ‘This must be the place’).

Capítulo aparte merece la interpretación de Sean Penn, con su irritante, y un tanto estúpida, vocecilla que para muchos críticos supone rozar el ridículo. Tampoco ayudan nada algunos primeros planos en los que el actor se esfuerza en arrugar el gesto. Quizás, más bien seguro, no sea este su mejor trabajo, sobre todo desde que abandona la compañía de una risueña Frances McDormand que encuentra por Nuevo México una réplica apesadumbrada en Kerry Condon, vista en la extinta ‘Luck’.

Trailer de ‘Un lugar donde quedarse’

[youtube id=Qto6tL7BVf8]

Deje su comentario