Estrenos: ‘El hombre de al lado’ (Mariano Cohn, Gastón Duprat)

Infierno de un gafapasta

Un diseñador de éxito que vive en una casa proyectada por Le Corbusier. Víctor, el vecino que un buen día construye una ventana que mira directamente a su casa. Golpes, martillazos, sonido de sierras y la ominosa presencia de la ventana. Leonardo se siente como en un museo. Le miran. Eso no es legal, vos no podés hacer una ventana que mire a mi ‘living’. No da, Víctor, no da. Cómo que no, vecino. Solo quiero un poco del sol que vos no usás. Y qué se puede hacer ante una persona así. Leonardo se desepera. Poco a poco el problema hace mella en su vida relajada y fácil de hombre rico. De un gafapasta integral. Esto es ‘El hombre de al lado’, comedia negra argentina.

Cuarto largometraje dirigido por el binomio Cohn-Duprat. La pareja también se encarga del guión y de la fotografía. Para los papeles protagonistas se eligió a Daniel Aráoz (Víctor) y a Rafael Spregelburd (el diseñador Leonardo). Ellos dos son lo mejor de la película, sin lugar a dudas. Por lo demás, una cinta fallida con una idea muy original. Los directores dan prioridad a la estética frente a la planificación narrativa. Demasiados «planos chulos» y una historia deslavazada. Creo que tiene grandes escenas, pero el conjunto es algo insulso. Las relaciones de Leonardo con su mujer y su hija, con sus socios, con sus alumnos de la universidad. Algo no encaja y creo que se debe a la falta de talento. Primero la historia, luego la estética. Suena brusco, pero no es mejor pecar de tosco que de ineficaz. El guión tiene fisuras por las que se escapa el potencial de un argumento tan interesante.

La casa de Le Corbusier no asusta. Cohn y Duprat no logran una atmósfera de tensión. Leonardo debería sufrir en esa casa amplia, tan blanca y tan vacía y con una ventana por la que se asoma el tarado de Víctor. No es así. Demasiados conflictos secundarios que diluyen la importancia del principal, el duelo entre Leonardo y Víctor.

En ‘El hombre de al lado’ podríamos encontrar ciertos elementos de películas como ‘La huella’ (Mankiewicz, 1972), ‘Mi tío’ (Tati, 1958), ‘Extraños en un tren’ (Hitchcock, 1951) o ‘Cul-de-sac’ (Polanski, 1966). La historia de un extraño que entra en tu vida, un hombre cansino que te busca a cada instante, poniéndote contra las cuerdas. El poder alienador de las casas, el esnobismo, la tortura psíquica de un vecino que raspa.

Se deja ver. Hay secuencias pretendidamente largas que aburren, pero también hay escenas que producirán grandes carcajadas. ‘El hombre de al lado’ ha sido galardonada por la academia argentina y se llevó el premio a la Mejor fotografía en Sundance. Estuvo nominada al Goya a la Mejor película hispanoamericana, pero el premio fue para la chilena ‘La vida de los peces’. Conclusión: una idea original y potente, con una dirección a la que le falla el ritmo y con un cierre de aquella manera. Se pasa de inteligente. En sus manos lo dejo.

Deje su comentario