Crítica: ‘Ruby Sparks’, de Dayton y Faris

El matrimonio Jonathan Dayton-Valerie Faris ha necesitado más de un lustro para lanzarse a la dirección de un nuevo largometraje que, quiera o no, vivirá a la sombra de ese incontestable debut llamado ‘Pequeña Miss Sunshine’ y que dio un nombre a esta curiosa dupla que sin perder su esencia ha puesto imágenes al texto escrito por Zoe Kazan, coprotagonista de esta cinta eminentemente romántica.

Aquí la historia no gira en torno a una familia atípica, aunque sí hay algún intento de ello como esa pareja formada por Antonio Banderas y Annette Bening que parece directamente salida de los descartes del casting para ser padres de Ben Stiller en ‘Los padres de él’. El protagonismo recae en Paul Dano, ya presente en ‘Pequeña Miss Sunshine’, que representa el tópico del joven escritor de éxito que pasa por un periodo de nula creatividad; eso que algunos denominan miedo a la hoja en blanco. En resumen, mismo punto de partida que el de ‘Bored to Death’, aunque añade matices fantásticos.

El guion pretende huir de los tópicos, cosa que apenas logra, si bien ello no resta mérito a sus buenas líneas y escenas bien resueltas. Tras un comienzo prometedor, la acción se engarza según lo esperado, sin perder la fidelidad de su tono, hasta introducir un -esperado- conflicto moral no tan alejado de los que atormentaban a Al Pacino en ‘S1mone’. Demasiadas influencias, o referencias, que descubren las carencias de este guion primerizo, no por ello malo o aburrido, sino todo lo contrario, aunque falto de la pretendida originalidad.

Tráiler ‘Ruby Sparks’

[youtube id=QLp0_Imi2gU]

 

Deje su comentario