prisioneros

‘Prisioneros’, en su descenso a los infiernos del ser humano, es el thriller más potente en lo que va de año. Quizás algún día sea considerado como un clásico del género. Materia prima no le falta. Buena en todo: dirección, guion, apartado técnico y reparto de aúpa. Y, por si fuera poco, bebe de la influencia de algunos de los cineastas que mejor se han movido en el thriller como David Fincher (inevitable la comparación con ‘Zodiac’) y Sidney Lumet.

Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal mantienen un tenso duelo en el que, en teoría, ambos están en el mismo lado, el que busca dar con el paradero de las hijas de Jackman y Maria Bello y Terrence Howard y Viola Davis. Gyllenhaal es el policía al frente del caso y deberá lidiar con el trabajo policial, los padres de las niñas y un sospechoso con importantes carencias intelectuales (Paul Dano). Todo ello, en casi dos horas y media que te mantienen pegado a la butaca.

Denis Villeneuve confirma en su debut americano lo demostrado con su anterior ‘Incendies’, otro thriller, aunque más circunscrito al ámbito estrictamente familiar, si bien en ‘Prisioneros’ cae en la tentación de ciertos recursos fáciles y resultones algo impropios de un director de su nivel y depara algunos interrogantes que no sabe o no quiere resolver, lo que irremediablemente deja una insatisfacción final que solo el tiempo pondrá en su debido sitio, junto a otros referentes del género.

Tráiler de ‘Prisioneros’

[youtube id=Fy4LsPx4zac]