Crítica: ‘Looper’, de Rian Johnson

Los viajes en el tiempo son un tópico de la ciencia ficción. Rian Johnson lo sabe y no pretende reinventar el género; solo poner las cartas boca arriba y brindarnos una película entretenida, de elegante factura, con sus encrucijadas morales. El director de ‘Brick’ no nos regatea información y, mientras dibuja la atmósfera en que se desenvuelven los “looper” de Kansas en el año 2044, nos presenta a un Joseph Gordon-Levitt que debe eliminar a un tipo procedente del futuro que resulta ser él mismo con treinta años más, es decir, Bruce Willis.

Si algo se nota es la mano de su director, al que también hemos podido ver tras las cámaras de ‘Breaking Bad’, que logra que ‘Looper’ luzca de maravilla con sus 30 millones de dólares de presupuesto sin perder su esencia de cineasta independiente. El equipo del que se rodea no desmerece. Joseph Gordon-Levitt, ya casi un habitual del género (‘Origen’, ‘El caballero oscuro: la leyenda renace’), tiene planos en que está tan irreconocible como en el póster de la película; Bruce Willis cuenta con buenos momentos de acción; y Emily Blunt, que tarda en aparecer, aunque lo hace para quedarse.

También se dejan caer Jeff Daniels, como jefe del hampa, y Paul Dano, bastante desaparecido últimamente. Y niños que se convertirán en obsesión para Joe, nombre del protagonista, y dilema moral. Es lo que tienen los viajes en el tiempo, que obligan a tomar duras decisiones, mientras la trama avanza -con una leve pérdida de ritmo hacia la mitad de la película- sin fisuras en un guion honesto que no deja nada al azar.

Tráiler ‘Looper’

[youtube id=3tRLll52SeM]

Deje su comentario