389718_420784824603841_1623819001_n

Thriller con un persistente tono irreal. Desde hace poco, con la excepción de ‘Fargo’, parece que todo thriller con asesinos implacables que se precie debe tener el idílico fondo que otorgan los paisajes nevados como en el caso de ‘El americano’ y ‘Hanna’, con la diferencia de que lo que en estas lucía, en ‘La huida’ no aumenta la calidad de la cinta. Y como las comparaciones son odiosas, nada que ver el refinado thriller de Joe Wright con este fallido intento en el que también Eric Bana cobra protagonismo.

Parece mentira que Stefan Ruzowitzky sea el mismo director que se llevó un Oscar a la mejor película en habla no inglesa por ‘Los falsificadores’, aunque es preciso recordar que su anterior trabajo llevaba por nombre ‘Kika Superbruja’. Esta, su primera producción americana, es una decepción, cerca de ‘All the Queen’s Men’, en la que contó con el televisivo Matt LeBlanc hace una década. El salto del charco parece haberle sentado tan mal como a Florian Henckel von Donnersmarck.

Además de Eric Bana, hay rostros conocidos entre los jóvenes gracias a las series como Olivia Wilde (‘House’ y la reivindicable ‘Los hermanos Donnelly’), Charlie Hunnam (protagonista de ‘Hijos de la Anarquía’) o Kate Mara (‘American Horror Story’ o ‘House of Cards’), amén de caras veteranas como las de Sissy Spacek y Kris Kristofferson.

En cuanto a la historia, esta no va más allá de dos hermanos, uno, un despiadado asesino, la otra, una angelical criatura que desea escapar de ese mundo, que ponen en jaque a la policía local de la frontera americana con Canadá, mientras surge el romance con un expresidiario que tiró por la borda un prometedor futuro boxístico y que mantiene una tirante relación con su padre.

Tráiler de ‘La huida’

[youtube id=yrkjXPkQL80]