Crítica: ‘El médico alemán (Wakolda)’, de Lucía Puenzo

18

Me temo que Lucía Puenzo es mejor novelista que cineasta (y guionista). Eso queda patente en ‘El médico alemán‘, adaptación de su propia obra, en un momento determinado en que, sin aparente justificación, la cinta se vuelve muy turbia. Justo cuando los personajes interpretados con solvencia por Natalia Oreiro y Diego Peretti se transforman y transmiten un desasosiego hasta entonces inexistente.

Pero esta película tiene un claro referente: Àlex Brendemühl. El actor español borda su inquietante biopic sobre Mengele, infame protagonista del nazismo y de su deriva genetista y científica basada en la experimentación (y tortura) con humanos. Sin embargo, queda la sensación de que la directora argentina bien podría haber exprimido más ese papel pero, como con casi todo lo demás, prefiere las medias tintas.

Lo que podría haber sido un thriller de época, queda más en una reconstrucción del exilio nazi en Argentina. Tema muy interesante y bien narrado, por cierto, pero la distancia que Lucía Puenzo toma con el suspense acaba por aniquilar la intriga. Y, para colmo, introduce la historia de las muñecas como una alegoría que como guiño funciona bien pero que no justifica el peso que va adquiriendo.

Tráiler de ‘Wakolda’

[youtube id=WdPTfZn2su8]

 

Deje su comentario