Crítica: ‘Dolor y dinero’, de Michael Bay

pain

Mientras la taquilla siga avalando el espectáculo hiperbólico que ofrece Michael Bay, este seguirá haciendo las delicias de quienes buscan acción a raudales sin dificultad para seguir tramas predecibles. Y eso que en esta ocasión lo hace con uno de los presupuestos más bajos que ha manejado en toda su carrera, 26 millones de dólares invertidos en contarnos una increíble, por estúpida, historia real ocurrida a mediados de los noventa en la Miami de gente guapa.

Una improbable banda de culturistas y amantes del fitness deciden buscar su sueño americano al más puro estilo ‘Scarface’ o en la línea de un sinfín de películas que giran en torno al tópico de hombre hecho a sí mismo. Un grupo liderado por Mark Wahlberg, más hinchado que nunca y que desde ‘The Fighter’ parece más centrado en engrosar su cuenta que en buscar papeles de categoría, a quien acompaña Dwayne Johnson, un habitual de la acción que exhibe musculatura en un filme que apenas afronta el tema de los esteroides.

Es posible que con palomitas y sin pretensiones se pueda llegar a disfrutar de las dos horas de entretenimiento que propone Michael Bay, mucho más explícito -quizás que la aundiencia aprobara sangre vertida por Tarantino en ‘Django desencadenado‘ tenga algo que ver- y destapado que lo que Hollywood suele permitir en este tipo de películas. Su presupuesto “contenido” puede estar tras esta libertad que se ha tomado el cineasta de blockbusters (‘Transformers’, ‘Bad Boys’, ‘Armageddon’ o ‘Pearl Harbor’) por antonomasia.

Tráiler de ‘Dolor y dinero’

[youtube id=khUdRKFVKBU]

 

Deje su comentario