17

El regreso a su casa, a Estados Unidos, le ha sentado de maravilla a Woody Allen. Sobre todo si tenemos en cuenta que venía de firmar lo peor de su carrera en Roma. Aquí también estrena ciudad, otra más en su deriva turista que ha arrojado obras importantes (‘Match Point’ y ‘Midnight in Paris’) salpicadas de otras olvidables como la antes mencionada. Le toca el turno a San Francisco, con un poco de la Gran Manzana para contarnos la vida de Jasmine.

Jasmine o Janette, según acudamos o no al pasado que Cate Blanchett trata de enterrar en su etapa neoyorquina, donde campa a sus anchas cuando el dinero y los lujos fluyen, pero que en San Francisco, donde está la familia, es decir, su hermana Sally Hawkins y el novio de esta, Bobby Cannavale, siempre impecable en roles macarras, es mucho más difícil de ocultar, ni siquiera tras la botella de vodka que empina a todas horas. No será porque no lo intente la actriz australiana, brillante como acostumbra, en un papel hecho para ella, olfateando ya el premio gordo, el Oscar.

En torno a la figura de una Jasmine completamente rota, sobrepasada por los acontecimientos, golpeada por la realidad cuando se desmorona su burbuja de cuento de hadas por culpa de las trampas financieras de su marido (Alec Baldwin), se erige una película que muestra, rozando la caricatura, un conflicto socio-cultural fácilmente imaginable. Eso sí, el buenrollismo que destila todo lo que rodea a Sally Hawkins llega a pecar de inverosímil.

Pero lo que busca Woody Allen no lo representan todos esos personajes satélites que rodean a Cate Blanchett, entre los que también aparece, y con relevancia, Peter Sarsgaard o Michael Stuhlbarg, sino que lo importante para el veterano cineasta es meternos en la piel de una de esas mujeres que lo tenían todo en lo material pero casi nada en lo que de verdad cuenta y que de la noche a la mañana perdieron todos esos bienes cuantificables. Si partimos de eso, es fácil comprender por qué Jasmine, álter ego femenino del director.  la que se enamoró al compás de Blue Moon, está tan hecha añicos que hasta habla sola en cualquier esquina.

Tráiler de ‘Blue Jasmine’

[youtube id=aI–8JoqEy8]