Crítica: ‘Antes del anochecer’, de Richard Linklater

before-midnight-610x428

La última parte de esta celebradísima trilogía romántica mantiene intactas las claves que la caracterizan: planos largos, conversaciones interminables y, en apariencia, triviales, complicidad de sus protagonistas y un apretado marco temporal en algún punto de Europa en el que han de desenvolverse Jesse y Celine.

Dos jóvenes que se encontraron en un tren camino a Viena a mediados de los noventa en lo que supuso una vuelta de tuerca al género y el salto a la fama del realizador Richard Linklater. Ellos tres son los artífices del guion de la segunda y la tercera parte y pueden presumir de haber parido largometrajes tan vitales como complementarios capaces de llevar adelante esta historia de amor que madura a medida que pasan los años.

Casi veinte años después de esa icónica ‘Antes del amanecer’, Ethan Hawke y Julie Delpy se nos presentan, juntos por fin, durante unas vacaciones en Grecia. Tierra de tragedias en la que la idea de un traslado a Chicago amenaza con tirar abajo el mito de esta idílica relación forjada en Viena, que recibió un espaldarazo en París y que en esta ocasión funciona incluso como película independiente de sus predecesoras -aunque el contexto siempre viene bien- que huye del error visto en ‘Antes del atardecer’ cuando introducía imágenes de la primera película como si Linklater, en aquel entonces, no confiara en la capacidad imaginativa de sus espectadores. Ahora no; aquí solventa cualquier situación a fuerza de guion con un toque cultureta y feminista más marcado que nunca.

Tráiler ‘Antes del anochecer’

[youtube id=5JmhaGY1s1Y]

 

Un comentario

  1. Carlos 19 julio, 2013 en 11:09 - Responder

    Una empalagosa comedia romántica, puntuación 0/10

Deje su comentario