Crítica: ‘Tesis sobre un homicidio’, de Hernán Golfrid

314219_587165704631309_1748670845_n

Así como en España parece que sacar adelante un thriller cuesta un triunfo, desde Argentina nos llegan cada vez con más frecuencia productos de este género con obras maestras como ‘El secreto de sus ojos’ o notables como ‘Sin retorno’ o ‘Carancho’. También algún que otro pinchazo en hueso como ‘Todos tenemos un plan’. La segunda película de Hernán Golfrid queda a medio camino, dentro de lo que no pasa nada por echar un vistazo, ni por no echarlo.

La historia parte de una premisa clásica pero interesante. El alumno (Alberto Ammann) que busca el crimen perfecto en el que enreda a su maestro. O quizás se enrede Ricardo Darín sin necesidad de nada más que una mente paranoica. Con esa duda juega este filme en el que su protagonista vuelve a ofrecer otra interpretación de nivel, muy por encima del guion y de su director.

Lo bueno del texto, ahí donde invita al espectador a adivinar, a conjeturar, sin mostrárselo todo es donde las manos del cineasta argentino entran a destajo con remarcados excesivos que birlan a la película esa magia de incertidumbre que tan bien habría encajado con el tono general de ‘Tesis sobre un homicidio’. Para colmo, donde el guion escoge la simplicidad -e inverosimilitud- el director no acude a su rescate. Más bien termina de redondear lo que se antoja tan inminentemente obvio como en un telefilme de tarde de sábado.

Tráiler de ‘Tesis sobre un homicidio’

[youtube id=8c5ydZZgBWk]

 

Deje su comentario