Crítica: ‘Nameless Gangster’, de Jong-bin Yun

El cine surcoreano penetra poco a poco en nuestras salas. Para ello se ha reinventado. ¿Cómo? Copiando los géneros que funcionan en occidente y dotándolos de esencia propia, de modo que un gánster de Busán nos recuerde a los más genuinos mafiosos neoyorquinos pero nos sea imposible evadirnos de su carácter oriental. Otra cosa es que seamos capaces de distinguir este cine del que lleva años haciéndose, con más o menos acierto, en Hong Kong. Quizás la diferencia sea que ‘Nameless Gangster’, por ponerlo de ejemplo, sea un título de gánsteres menos caótico, menos acelerado, que sus hermanos de la antigua colonia inglesa.

Pocas novedades aporta al género este trabajo de marcado cariz oriental para el gusto de occidente, a pesar de que sus personajes se muestran bastante duchos en el manejo del bate de béisbol metálico, aunque no nos brinden una escena tan descarnada y ejemplar como la que se ve en ‘Casino’. Eso sí, no será por no intentarlo. Incluso se aprecian paralelismos con los mafiosos bufones interpretados por Joe Pesci en las películas de Scorsese.

Para rematar un filme que ha cosechado un gran éxito en su país, tenemos a las dos caras más reconocibles de Corea del Sur, quienes acaparan la mayoría de títulos que han aterrizado por aquí, como ‘The Chaser’ o ‘The Yellow Sea’. No obstante, al veterano actor Min-sik Choi lo reconocemos también de la película de culto ‘Old Boy’ y de la no menos sangrienta ‘I Saw the Devil’. Ingredientes suficientes para quienes ya disfrutan de Johnnie To, la saga ‘Infernal Affairs’ o de Takeshi Kitano.

Tráiler ‘Nameless Gangster’

[youtube id=CEiDq7tSBaI]

 

Deje su comentario