Aeropuerto John Wayne

El hombre al que vemos hecho estatua y tocado con un sombrero de vaquero es John Wayne. Esa era fácil. Sobre todo por lo del sombrero. Hablando en serio, ahora fíjense en lo que pone detrás: Aeropuerto John Wayne.

 

El hombre tranquilo reunió muchas curiosidades en su vida: el nombre real de ‘Duke’ –apodo tomado del perro de su familia- era Marion Morrison; nunca fue al ejército; dicen que nunca disparó un arma; John Ford lograba hacerle llorar; fue propietario de una pequeña isla de Panamá (Taborcillo); ganó un Oscar pero recogió dos (el segundo, el de Gary Cooper en ‘Solo ante el peligro’); y le hubiera gustado que en su epitafio se leyera, en perfecto castellano, “Feo, fuerte y formal”. Lo que nunca me hubiera imaginado es que a Wayne, a quien los aviones le disgustaban muchísimo, tuviera un aeropuerto con su nombre.

 

El ‘John Wayne Airport’ (ICAO: KSNA) está situado en el condado de Orange, en California, a unos 55 kilómetros de Los Angeles. Allí se alza la estatua del vaquero legendario, al pie de las pistas y junto a una gran bandera de los Estados Unidos. La estrella de cine encarnó a aviadores en varias oportunidades: con su amigo John Ford en ‘Escrito bajo el sol’ (‘The Wings of Eagles’ 1957), con el gran William Wellman en ‘Escrito en el cielo’ (‘The High and the Mighty’, 1954). Más de aviones con Wayne, ‘Tigres del aire’ y aquel ‘Infierno Blanco’, también de Wellman. Así que al final, le pusieron un aeropuerto.

 

Una figura así bien se merece que su aeropuerto tenga un par de pistas. Los expertos en aeronáutica me pedirán ser más fino: son dos pistas físicas en paralelo. Pero como se puede aterrizar “al derecho” y “al revés”, desde un extremo y desde el otro, decimos que el aeropuerto tiene cuatro pistas. La pista principal (que son dos en realidad, ya saben, y se llaman 1L/19R) mide 1738 metros y está dotada de equipos ILS. La pequeña, para aviación privada y ligera (1R/19L) tiene 880 metros de longitud.

 

Durante un tiempo existió la discusión acerca de si el nombre era adecuado para las instalaciones, y muchos pretendían cambiarlo a un sencillo “Orange County Airport”. Pero John Wayne dio la pelea desde el más allá, y el viajero podrá hoy hacerse una foto con la estatua del cowboy. Si algún día vuelan al Aeropuerto John Wayne no olviden mandarnos su foto con el Duque.

Deje su comentario